ENTROIDO ALLARIZ 2018

Llanto y fuego en Allariz para decir adiós a tres días de fiesta

Los alaricanos tiñeron de negro sus trajes para participar en el "pranto" de Entroido, que acabó con la quema de una "meca" en el Campo dos Brancos

"¿Qué será de nosotras?", se preguntan sin consuelo.
"¿Qué será de nosotras?", se preguntan sin consuelo.
Llanto y fuego en Allariz para decir adiós a tres días de fiesta

Puntuales como un reloj suizo, las lloronas entraban a las ocho por una esquina de la plaza Maior, pañuelo en mano y vestidas de riguroso negro, para asistir al "pranto" do Entroido. La cita que marca el punto y final a tres días de fiesta en Allariz. El redoble de los tambores acompañó a la comitiva fúnebre, desde la plaza Maior hasta el Campo dos Blancos, para decir adiós a un "meco" con forma de mujer "e moi rica, posto que viñeron varios cregos a oficiar o santo enterro", comentaban por lo bajo dos vecinos poco afligidos.

Con el Monte do Castelo como testigo, se llevó a cabo el sermón, dando la bienvenida a todos los asistentes y con unas "regueifas" que, además de la política estatal y gallega, encadenaron una serie de sátiras con mesura de los últimos días de "troula" en Allariz, pero también de temas de actualidad local como el lema del Festival de Jardines de este año, la presencia de burros con GPS en San Salvador dos Penedos, el poblado navideño montado en San Benito o la gripe que este invierno ha obligado a guardar cama durante días a media corporación, alcalde incluido.

Tras el oficio, se procedió a la "queima" y la degustación de bica y licores, que sirvió a los asistentes para entrar en calor y despedir con buen sabor de boca el Entroido.