INDEMNIZACIÓN

Una mujer herida por el "boi" cobrará 4.000 euros del Concello de Allariz

La demandante expone que fue embestida por el buey cuando estaba en un bar en la rúa Lobariña de la villa. Argumenta que el animal apareció de repente, sin previo aviso y con total capacidad de movimiento y sin que ella tuviera posibilidad de escapar.

Una mujer herida por el "boi" cobrará 4.000 euros del Concello de Allariz

El Juzgado de lo Contencioso Administrativo 1 de Ourense condenó al Concello de Allariz a abonar 4.000 euros a un mujer que resultó herida al ser embestida por  un buey durante la celebración de la Festa do Boi el día 6 de junio del 2015. La víctima reclamaba una indemnización de 29.046,14 euros por las lesiones y secuelas sufridas.

La sentencia considera probado que el animal la alcanzó y elevó al aire, lo que provocó que cayera bruscamente al suelo, lesionándose en  el pie y tobillo izquierdos. También rompió su teléfono móvil, por el que reclamaba 122,87 euros.

La demandante expone que fue embestida por el buey cuando estaba en un bar en la rúa Lobariña de la villa. Argumenta que el animal apareció de repente, sin previo aviso y con total capacidad de movimiento y sin que ella tuviera posibilidad de escapar.

El Concello, que se opuso desde un principio a la reclamación, alega que la máxima atracción de las fiestas es la "carrera do boi" y reconoce que hay riesgo de lesionarse si uno no se aparta. Añade que a la fiesta se le había dado la suficiente publicidad y culpa la víctima del accidente por estar "distraída".

El titular del Juzgado comparte parte de este último argumento. Según figura en la sentencia, recalca que la lesionada "tuvo parte de culpa en el accidente". Esgrime que acudió a Allariz a participar en la fiesta, donde había carteles, trípticos y pancartas "que hacían imposible que ignorase la  principal atracción de la celebración", puntualizando que se hallaba en el lugar del accidente para presenciar el paso del buey, pero "no se apartó porque estaba distraída hablando por el móvil".

Pero dando "en su mayor parte" la responsabilidad del accidente a al víctima, el magistrado Francisco de Cominges estima concurrencia de culpas situando al Concello de Allariz,como último responsable de la seguridad de la fiesta. Se apoya en una grabación usada como prueba y en la que se aprecia "que el buey no iba suficientemente controlado" y razona que, pese a las similitudes entre Boi y Sanfermines,  la fiesta alaricana no tiene la mayoría de las medidas de seguridad que se adoptan en Pamplona.