REPORTAJE

Un tesoro de madera para todos los bolsillos en Gundiás

La democratización de las guitarras podría ser el lema de la nueva fábrica Sabrafen que, antes de verano, abrirá sus puertas en Gundiás. La iniciativa, que lleva el sello del prestigioso lutier catalán, es un grano de arena más a la mina musical que es Allariz.

Carlos Pérez Sabrafen, en su taller de la avenida 25 de Xullo de Allariz.
Carlos Pérez Sabrafen, en su taller de la avenida 25 de Xullo de Allariz.
Un tesoro de madera para todos los bolsillos en Gundiás

Una nave de Gundiás albergará la nueva fábrica de Sabrafen. El reconocido lutier Carlos Pérez Sabrafen, asociado con el polifacético empresario alaricano Carlos Airas, lidera un proyecto para la creación en serie de guitarras de madera sin perder calidad, pero a precios más asequibles. "No va a ser una Seat, sino un taller-factoría con una producción mensual de entre 20 y 30 guitarras", explica el artesano musical, quien confirmó que inicialmente elaborará en solitario la producción "pero en unos meses confiamos en contar con un aprendiz y, más adelante, según la demanda".

El objetivo de apostar por esta producción en cadena reside en bajar el precio de un instrumento de calidad que no está al alcance de todos los bolsillos. "La idea es partir de un precio base de 2.800 euros, pero sin que se vea mermada ni la calidad de los materiales ni el trabajo artesano", matiza el lutier que, en cuanto tenga los primeros ejemplares recién salidos de fábrica, iniciará una campaña de marketing y promoción por las ferias del país. "Pienso que en Galicia no hay ningún taller de este tipo, si otros lutier, nos llevamos bien y colaboramos", apuntó.

El proyecto nace con los medios actuales que Sabrafen dispone en el taller alaricano de la avenida 25 de xullo, "y algunos más para que el proceso sea más rápido y menos costoso", reconocía el lutier, quien confirmó que la primera producción se compone de dos modelos. Uno de nombre Maruxa, en honor a la hija de Carlos Airas, que está enfocada a la música de jazz "pero que se puede usar para cualquier estilo y que incluye un novedoso sistema de barras armónicas. Un diseño propio para que la nota dure más tiempo", explicaba. El segundo, más versátil y pendiente de bautizar, "estará inspirado en la Telecaster de Fender, que son lo que las Harley-Davidson a las motos", bromeaba.

La relación con Galicia irá más allá de los nombres de los distintos modelos de guitarra. Y es que, aunque el caoba, arce, ébano y el fresno son algunas de las maderas de cabecera de Sabrafen, "queremos sacar una serie con maderas autóctonas como el castaño, nogal, aliso, pino, olivo o el toxo", anunciaba el lutier. 


Mina musical


El mercado será el que guíe, a medio-largo plazo, el desarrollo de este proyecto que nace en una provincia muy musical. "Allariz es una mina musical", pocas localidades tienen entre 10 y 12 grupos, una banda de música,  escuelas y un sinfín de conciertos", enumeraba Pérez Sabrafen, quien reconocía que "en muchos pueblos de Ourense pasa eso y rara es la familia que no tiene a un miembro que toque algo".

La nueva producción no va a interferir en el sello que, a lo largo de tres décadas, ha caracterizado el trabajo de Sabrafen: calidad y buena mano con el instrumento. "Vamos a seguir reparando y haciendo guitarras por encargo", subrayaba.


Un artesano que llegó a Allariz huyendo de Madrid


Carlos Pérez Sabrafen llegó a Allariz en el año 2014 huyendo de Madrid. "Yo quería irme del centro de Madrid y Allariz resultó una buena opción, y bien comunicada", recordaba el lutier. La villa alaricana, íntimamente relacionada a la familia de su pareja que es de la provincia de Pontevedra, ha sido su refugio y ahora cuna de un nuevo proyecto. Con una amplia cartera de clientes distribuidos toda la península, Sabrafen no quiere hablar de los músicos más o menos famosos para los que ha trabajado, "no hago distinción, todos son iguales". 

Clientes y aficionados a la música en general estarán pendientes estos días del sorteo, por parte de la librería Aira das Letras, de la primera guitarra eléctrica Maruxa diseñada por Sabrafen. Una iniciativa muy especial para premiar la fidelidad de sus clientes que se cierra hoy, coincidiendo con el Día das Letras Galegas.