PATRIMONIO

Entrimo limpia la maleza del castro de Os Castelos

Patrimonio destinó cerca de 10.000 euros en la intervención arqueológica

El yacimiento arqueológico Castro dos Castelos, que se encuentra situado en el concello de Entrimo.
El yacimiento arqueológico Castro dos Castelos, que se encuentra situado en el concello de Entrimo.
Entrimo limpia la maleza del castro de Os Castelos

La mejora de las condiciones de conservación centra los trabajos de limpieza y desbroce que la semana pasada comenzaban en el yacimiento castrexo de Os Castelos, en la parroquia de Galez, en Entrimo. La actuación, que cuenta con un presupuesto de 9.800 euros y un plazo de ejecución de 15 días, está sufragada por la Dirección xeral de Patrimonio Cultural, dependiente de la Consellería de Cultura, Educación e Ordenación Universitaria, en el marco del programa anual de intervenciones arqueológicas destinado a la documentación, conservación y protección de los yacimientos gallegos.

En el año 2014, el Concello de Entrimo llevó a cabo los trabajos de recuperación y puesta en valor del conjunto arqueológico bautizado como "Os Castelos-Pía da Moura que, además del castro celta, incluye los restos de una antigua fortaleza de origen medieval.

El objetivo de esta intervención autonómica "é impedir que o biodeterioro afecte aos restos arqueolóxicos exhumados, así como facilitar a súa visita e contemplación, para acadar un aproveitamento sociocultural óptimo", destacaban desde el departamento que preside Román Rodríguez.

El yacimiento, que según los datos que maneja Cultura se extiende a lo largo de una superficie de 1,50 hectáreas y que el año pasado fue arrasado por las llamas, será objeto de una limpieza integral, así como de un levantamiento topográfico y la instalación de un nuevo cartel interpretativo.

Marco medieval

Sin salir de la provincia, Patrimonio acaba de finalizar los trabajos en el marco de origen medieval "Mesa dos tres bispos", en Beariz. El proyecto, con un presupuesto de 3.400 euros, ha incluido la limpieza de la parcela y el asentamiento de la base del marco mediante un relleno de arena y grava, además de un sondeo arqueológico y un diagnóstico de su estado de conservación. Ubicado junto a un antiguo camino real, el marco localizado en la parroquia de Santa Cruz de Lebozán delimitaba las jurisdicciones de las diócesis de Ourense, Santiago y Lugo.