INCENDIO

Un incendio amenazó a un pueblo de Lobios

Las llamas arrasaron unas 40 hectáreas en dos zonas de Río Caldo y dos brigadistas resultaron heridos

Las llamas cerca de las casas en Padrendo.
Las llamas cerca de las casas en Padrendo.
Un incendio amenazó a un pueblo de Lobios

El fuego no da tregua en la Baixa Limia, más concretamente en el concello de Lobios. Vecinos de la parroquia de Río Caldo vivieron ayer momentos de angustia y nerviosismo al ver las llamas rodeando Padrendo. El incendio se originó pasadas las dos de la tarde, y a las 15,25 horas la Xunta declaraba la situación 2 dada la cercanía con las casas. "Se han vivido momentos complicados", reconocía la alcaldesa, Mari Carmen Yáñez, que pasadas las ocho de la tarde informaba de la desactivación de la alerta y el control del mismo tras arrasar algo más de 20 hectáreas.

En otra zona de la misma parroquia del concello de Lobios, autoridades y vecinos seguían con preocupación otro incendio que, desde el lunes (aunque controlado desde el martes), afecta a la zona conocida como "O Furado", dentro del Parque do Xurés. "Es una zona compleja, de difícil acceso, por lo que hasta que llueva no se va a extinguir completamente", reconocía la regidora, que confirmó como ayer dos brigadistas tuvieron que ser trasladados de la zona donde han ardido alrededor de 20 hectáreas. Uno por una caída que le ha provocó la rotura de un brazo y un segundo por intoxicación de humo.

Para la comunidad de montes de Río Caldo, el incendio "dende o día 3 quedou desatendido e onte volveu a coller forza e está sen control", aseguraban en un comunicado donde piden más vigilancia y la implicación de todos los organismos ante una oleada de incendios "a todas luces intencionados" en el "pulmón" del Xurés. 

Por otro lado, los efectivos de extinción dieron ayer por controlado el incendio que se declaró en la noche del  jueves en Chandrexa de Queixa. Las llamas calcinaron 75 hectáreas de monte.