Roban cálices, dinero, patenas y un candelero en dos iglesias de Bande

Los ladrones destrozaron la cerradura sin apenas causar daños en la puerta 

<p></p>
<p></p>
Roban cálices, dinero, patenas y un candelero en dos iglesias de Bande

Los ladrones de iglesias reaparecieron este pasado domingo en Bande y asaltaron la iglesia de Santa María de la localidad de Corvelle y la capilla de San Isidro, en los alrededores del pueblo, que curiosamente inicia hoy sus fiestas patronales. Los delincuentes sustrajeron en los dos templos dos cálices, dos patenas, un cadelero, un crucifijo de unos 30 centímetros, y 290 euros que había en los cepillos. "Uno de los cálices y el candelero tiene valor histórico. El resto de objetos religiosos son más modernos, pero tiene también su valor sentimental para los vecinos", apuntó el párroco Camilo Salgado Vázquez.

Los delincuentes forzaron la puerta, pero el sacerdote aún no se explica qué objeto utilizaron, dado que apenas causaron daños en la madera. "No dieron muchos golpes, utilizaron un instrumento con el que reventaron el cerrojo. Tuvieron habilidad", lamentaba el párroco, sin descartar que para romper la cerradura recurrieran a un gato hidráulico.

Tanto la iglesia como la capilla están alejadas del pueblo por lo que los ladrones pudieron actuar sin temor a ser vistos. El párroco y los feligreses se percataron de la sustracción en la mañana del domingo cuando acudieron a misa y se encontraron con las puertas abiertas. Ayer permanecían cerradas tras la colocación de forma provisional de un candado.

Los vecinos lamentaban el robo al tiempo que permanecían atentos, sobre todo por las noches, a todo lo que sucedía en el entorno, tanto de la iglesia como de la capilla, ante el temor de que puedan regresar los delincuentes. "Hoy es la fiesta del pueblo. La imagen de la Virgen será traslada en procesión como en otros años desde la iglesia parroquial hasta la capilla de San Isidro", afirmó un vecino, al tiempo que lamentaba la sustracción de los objetos religiosos.

La Guardia Civil realizó una inspección ocular en los dos templos con el objetivo de hallar huellas que permitan identificar a los delincuentes. Los agentes trabajan con la hipótesis de que son más de dos y que conocen A Baixa Limia. El robo fue dado a conocer a la GNR lusa ante la sospecha que vendan los objetos en anticuarios del país vecino.


Siete robos en A Limia


Durante la pasada primavera, fueron asaltadas siete iglesias en A Limia. El pasado día 3, un vecino de Castro Caldelas, Claudio F.G., de 43 años, ingresaba en prisión por otros cinco robos de limosnas en la iglesia de Santa Teresita y la Asunción, en la ciudad.