Ernesto Schreck Muro, fotógrafo

n n nAyer falleció en Ourense Ernesto Schreck Muro, a los 80 años de edad, perteneciente a una popular familia ourensana, sinónimo de la fotografía de estudio.
La noticia provocó profundo impacto ya que Schreck Muro era hoy el patriarca de una familia con profundo arraigo y de marcado ourensanismo, pese a que sus orígenes estaban lejos de aquí. Fue el segundo de la saga creada por su padre, Ernesto Schreck Shültz, ciudadano alemán que llegó a Ourense en los primeros años veinte después de haber participado en la primera guerra mundial. Había salido de su país en busca de un futuro mejor a través de la fotografía. En Logroño se casó con la hija de un famoso fotógrafo y con ella se estableció aquí en el estudio en el que había ejercido Samaniego, otro histórico de la fotografía.

El fallecido se incorporó a la empresa justo al inicio de la década de los cincuenta, aunque en realidad sabía ya mucho del oficio, no en balde se había criado entre cámaras, siempre en la calle Cardenal Quiroga, 13 (hoy rúa Alejandro Outeiriño), justo en medio de las instalaciones de La Región, que ocupaba los números 11 y 15 (en el primero de los inmuebles estaba el periódico y en el segundo la librería). Allí fue apuntalando su solvencia como profesional, cultivando el gusto por la calidad que, por otra parte, recibió como herencia. A la tenaz dedicación al estudio de la fotografía se unió la devoción por las nuevas técnicas, que le permitieron aportar su propia impronta en la labor fotográfica.

Luego vendría su hijo, Ernesto Schreck Mata, de la tercera generación, que ahora es el rostro visible del estudio, al que también fue traspasando la sabiduría acumulada durante tantos años al frente de una actividad que situó a la familia como una de las más conocidas de Ourense y como generadores de un hito en el ámbito profesional. Las tres generaciones llegaron a compartir dedicación como fotógrafos y por sus veteranas instalaciones pasaron millares de ourensanos para ser inmortalizados por sus cámaras a lo largo de nueve décadas de actividad.

Ernesto Schreck será enterrado a las doce de la mañana de hoy en el cementerio de San Francisco en la más estricta intimidad, a donde será trasladado desde el tanatorio As Burgas, donde está instalada la capilla ardiente. A las seis de la tarde habrá un funeral en su memoria en la iglesia de santo Domingo.