LA OSCURA POLÍTICA DE PRECIOS DE MONBÚS

Vivo en Ourense y trabajo en Santiago, lo que significa tener que viajar a diario. Las opciones de transporte que tengo es por un lado el tren Avant, que supone llegar a mi destino en 38 minutos y que cuesta al mes 280 euros, o el autobús, que tarda una hora y media cada trayecto y se presume más económico que el anterior.
LA OSCURA POLÍTICA DE PRECIOS DE MONBÚS
El llamado popularmente 'autobús de funcionarios' que está gestionado por la empresa Monbús, tiene un defecto: el precio incierto de los bonos mensuales. Para poder comprarlos no puedes hacerlo en las taquillas de las estaciones. Para adquirirlos por primera vez hay que llamar a Lugo y según el día que tenga la persona que te atiende te asignará el precio de 145 o 230 euros al mes. Cuando empiezas a viajar te das cuenta de que cada usuario, aunque trabaje en el mismo lugar, paga un precio completamente diferente, y que asciende a 85 euros.

Cuando llamas para reclamar, te dicen que no te pueden aclarar el asunto y que tu precio de 230 es inamovible y que deberás seguir pagando eternamente. Cuando solicitas una lista de precios oficial, te dicen que no pueden dártela porque no existe. Seguiré viajando en el Avant que me cuesta un ojo de la cara, pero que al menos son claros y precisos con los precios.