URBANISMO

La accesibilidad, asignatura pendiente en el casco urbano de Celanova

Un plan municipal persigue reducir los bordillos de las aceras y mejorar los pasos peatonales

La esquina de la plaza Maior entre las calles San Roque y Pardo Bazán carece de aceras.
La esquina de la plaza Maior entre las calles San Roque y Pardo Bazán carece de aceras.
La accesibilidad, asignatura pendiente en el casco urbano de Celanova

Personas mayores con problemas de movilidad o en silla de ruedas, progenitores con carritos de bebé o vecinos en general tienen que enfrentarse, a diario y en prácticamente todas las calles del casco urbano celanovés, con aceras estrechas, bordillos sin rebajar o coches invadiendo pasos de peatones o, directamente, estacionados encima de la acera.

Acabar con esos problemas de accesibilidad y, de paso, mejorar la estética del municipio, es el objetivo de un plan municipal elaborado por el Concello de Celanova. El documento cuenta con cerca de 60 intervenciones valoradas en más de 120.000 euros "que trataremos de facer por fases, priorizando as que se atopan en peor estado", matizaba el alcalde, José Luis Ferro.

En una primera fase, valorada en 60.000 euros y cuya memoria ha sido remitida a la orden de ayudas para mejorar la accesibilidad de la Consellería de Política Social, se contemplan un total de 20 acciones para reducir la altura de los bordillos de las aceras en cruces y pasos de cebra en la bajada al colegio Curros Enríquez, las avenidas San Rosendo y Francisco González Rey, así como las calles Encarnación, Rosalía de Castro, Celso Emilio Ferreiro y Rúa Nova. También está previsto la creación y mejora de sendas rampas en la calle Colón y el espolón de la plaza Maior, así como la reorganización de la calle San Roque.

Reivindicación nacionalista

La accesibilidad y mejora de la seguridad de los peatones es una prioridad y una vieja reivindicación del grupo municipal del BNG. Su portavoz, Leopoldo Rodríguez Puga, recordaba ayer que "levamos tempo pedindo melloras nas beirarrúas, porque algunhas son altísimas e os últimos pasos de peóns que fixeron non teñen o desnivel para cadeiras de rodas ou carriños", dijo, al tiempo que reivindicaba "que os peóns poidan cruzar con seguridade nos pasos habilitados, porque en moitos sitios os condutores non os ven ata que están enriba". Los nacionalistas también urgen al grupo de gobierno que cumpla con lo que llevaba en su programa electoral con respecto a la humanización de la calle Castor Elíces y también que valoren la propuesta de semi-peatonalizar la San Roque."E non estaría de máis mirar o tema do ascensor na casa do concello", concluía Rodríguez Puga. 

Reorganización de la calle San Roque

Una de las intervenciones contempladas en esta primera fase de mejora de la accesibilidad del casco histórico celanovés afecta a la calle San Roque. El plan incluye la colocación de 90 pivotes para diferenciar la zona de paso peatonal del tráfico rodado. La instalación comenzará en la curva la plaza Maior con la calle Pardo Bazán, en una zona que actualmente carece de aceras y presenta un grave peligro para los viandantes. "Se instalarán pivotes a cada lado a lo largo de toda la calle, dejando un ancho de entre 90 y 150 centímetros", explicaba el concejal de Urbanismo, Máximo Losada, que matizó que se mantendrá la zona de carga y descarga, y también algunos estacionamientos en la plaza Cervantes. En este último punto, se rediseñará el monumento que reproduce el pacto de hospitalidad firmado entre castrexos y romanos en el año 132 d.C., "para una mayor fluidez del tráfico rodado", matizaba Losada.