CELANOVA

Celanova cuida su patrimonio con aportaciones de mecenas

Los 25.000 euros de un vecino han permitido contratar a cuatro operarios para labores de conservación

Celanova cuida su patrimonio con aportaciones de mecenas

La Fundación Curros Enríquez de Celanova despedirá este mes de diciembre la segunda campaña de la brigada de conservación del patrimonio cultural y natural de Celanova. La aportación económica (25.000 euros) realizada por un mecenas que prefiere mantener su identidad en el anonimato ha permitido la contratación laboral de cuatro personas para el desarrollo de tareas relacionadas con la limpieza, el mantenimiento y la conservación del patrimonio local.

Desde la fundación celanovesa señalan que "é un alivio para moitas cousas ter xente que leve a cabo estas tarefas de conservación, que a longo prazo permiten evitar obras ou danos maiores no patrimonio", señalaba el secretario de la Fundación Curros Enríquez, Antonio Piñeiro, que también destacó, desde el punto de vista social, "o compromiso da sociedade mostrado coa fundación ten unha lectura moi positiva. Oxalá tivésemos máis colaboracións deste tipo". 

En este sentido, el presidente de la entidad y alcalde de Celanova, José Luis Ferro, agradecía "enormemente" a la persona que realiza la donación su colaboración con la fundación, que permite llevar a cabo actuaciones que, otra manera, serían más difícil de materializar.

Reformas y limpiezas

La Casa dos Poetas, sede de la Fundación Curros Enríquez, ha concentrado el grueso de los trabajos desarrollados por la brigada especial, con la ejecución de trabajos de mantenimiento en un edificio centenario cuyas obras de rehabilitación integral concluyeron en 2001. También se ha llevado pequeñas reparaciones y la puesta a punto en los principales puntos de interés turístico como la "adega" de San Vivián para evitar problemas de goteras y la Torre da Homenaxe, de Vilanova dos Infantes; la Torre das Campás del Monasterio de San Salvador o en la reproducción del poblado castrexo Coelianova, que este año ha vuelto a ser objeto de actos vandálicos.

A lo largo de los seis meses que ha permanecido operativa la brigada se han desarrollado trabajos menores como la apertura de una entrada de servicio a los jardines donde está ubicada la capilla de San Miguel, el acondicionamiento de los bajos del edificio del juzgado para albergar la oficina del Grupo de Desarrollo Rural GDR-10 Limia-Arnoia o la restauración de los gigantes de San Roque. 

El montaje y desmontaje de la exposición "Rudesindus" de José Antonio Ocaña Martínez para su exhibición en Santo Tirso con motivo del 25 aniversario del hermanamiento entre Celanova y esta cámara portuguesa donde nació San Rosendo, o el montaje de las distintas ferias organizadas por la fundación durante este 2017 han completado el grueso de las intervenciones.

A la vista del trabajo realizado, el vecino que donó el dinero para la contratación de la brigada "quedou contento, así que todo fai presupoñer que haberá unha nova edición da brigada para o ano 2018", concluía Antonio Piñeiro.