VIXE DO CRISTAL

Devotos de la "Pequeniña"

La devoción a la Virxe do Cristal se mantiene intacta en Vilanova dos Infantes, donde un año más se celebró la tradicional romería en honor a la "Pequeniña" en un clima festivo donde no faltaron las tradiciones: desde la danza gremial al pulpo "á feira".

Devotos de la "Pequeniña"

Cientos de personas acompañaron ayer en Vilanova dos Infantes a la procesión "do Encontro" en la romería de O Cristal (Celanova). La diminuta talla de la virgen, que sustituye a la original del siglo XVII que desapareció en 2015 en el asalto sin resolver a la rectoral que le costó la vida al párroco Adolfo Enríquez, presidió la comitiva religiosa desde el santuario mariano al burgo medieval, donde se sumaron las imágenes de San Sebastián y San Roque. "No es la misma y se echa en falta la original, pero lo que más nos duele es la ausencia de don Adolfo", comentaba Asunción Calviño, vecina de la parroquia.

Vítores y aplausos loaron la representación de los danzantes de Vilanova en la plaza Víctor Ferro, con la que cada año rinden devoción a la virgen. "Me llama mucho la atención la procesión con la imagen de la virgen y también los danzantes, me gustó mucho el baile. En mi país no hay estas cosas", apuntaba Dieter Trachte, un alemán afincado en Taboadela, que ayer acudió a la romería invitado por un familiar.

La Banda de Música de Vilanova dos Infantes acompañó a la comitiva, así como a la posterior misa solemne que la climatología permitió que se celebrase en el exterior del santuario. "Hace tiempo que vengo por devoción a la virgen", comentaba Mari Carmen Sousa, que estuvo acompañada de Julia Sousa, ambas de Castrelo de Miño. Para el matrimonio conformado por José Rodríguez y Dosinda Miranda, la de ayer era su primera romería. "Sabíamos de la fiesta, pero hasta ahora nunca pudimos venir porque estábamos en Vitoria. Este año alargamos las vacaciones y aquí estamos, ¡vamos a ver si comemos el pulpo!", confesaba el marido sabedor que la degustación del cefalópodo "á feira" en O Cristal es una tradición que se extiende más allá de Terra de Celanova.

La fiesta continuó durante toda la jornada, a la cual se fueron sumando los vecinos de Celanova y alrededores para disfrutar de la fiesta y orquestas. Para aquellos que ayer no pudieron disfrutar de la romería, el santuario volverá a albergar hoy celebraciones religiosas, gastronómicas y también musicales con la actuación matutina de la Banda de Celanova y la verbena a cargo de Channel y Blue Star. Además, la Fundación Curros Enríquez organiza una visita teatralizada por el burgo medieval a las ocho de la tarde (previa inscripción).