CRÓNICA

Hallazgo castrexo en Verea

Setas, castañas y algún que otro animal salvaje son los hallazgos que habitualmente Carlos Dorado suele encontrarse en sus paseos por los montes de Verea. Un listado al que, hace unos días, se le sumaba una lanza de bronce de tipología castrexa.
 

Carlos Dorado muestra la lanza castrexa que encontró cerca del castro de Outeiro, que se ve al fondo.
Carlos Dorado muestra la lanza castrexa que encontró cerca del castro de Outeiro, que se ve al fondo.
Hallazgo castrexo en Verea

Once centímetros de afilado bronce es el tesoro que desde hace unos días protege la familia Dorado en Sanguñedo, en el concello de Verea. "Para min foi unha ilusión bastante grande atopala, porque confirma que nese castro houbo xente hai moitos anos, que temos un pobo moi antigo", confesaba Carlos Dorado, protagonista del casual descubrimiento mientras paseaba por los montes de la parroquia.

El hallazgo se produjo en la zona de la "Fonte do Corzo" en un cortafuegos que arreglaron hace un par de años, a unos 500 metros del castro de Outeiro. "Coa choiva a lanza estaba medio descuberta, non o podía crer", recuerda emocionado ante el que cree que es el primer hallazgo de este yacimiento castrexo. "Esta cuberto, nunca se escavou. E, no pobo que eu saiba, ninguén falou nunca de que se atopou tal ou cal cousa", comenta Dorado, quien matiza que "tamén é verdade que antes a xente non lle daba valor a estas cousas".

"Para min foi unha ilusión bastante grande atopala, iso é que temos un pobo moi antigo", dice Carlos Dorado

Dorado muestra estos días orgulloso la lanza a amigos y conocidos, si bien en los próximos días se desplazará hasta Ourense para depositar la pieza en el Museo Arqueológico Provincial. "Non quero que se perda", señala.


Limpieza y señalización


El abandono del medio rural hace casi imposible llegar hasta la cima del castro, a más de 850 metros de altura, pero sí pasear por las inmediaciones en un laberinto de fincas privadas de arbolado y matorral. "Fai anos houbo un incendio e se viu perfectamente a fortaleza, a muralla. Hoxe é todo monte.... Claro que me gustaría que se escavase, ao menos se mellorase o seu acceso e colocase sinalización, porque penso que sería bo para o pobo", dice.

El de Outeiro es uno de los cuatro castros incluidos en el "Inventario dos bens arqueolóxicos e patrimoniais do Concello de Verea" que, en el año 2003, realizó Eduardo Breogán Nieto Muñiz. En el documento, el arqueólogo local recoge que se trata de un castro "de pequeno tamaño, de forma ovalada, de diámetro de 70 metros en sentido Nordés-Suroeste e de 40 metros en sentido Sureste-Noroeste".

Desde el Concello, el regidor Juan Antonio Martínez, mostraba su sorpresa y, a su vez, fascinación por el hallazgo. "Tenemos que ser cautos y esperar a lo que dicen los expertos pero... ¡Quien sabe si tenemos un tesoro allí arriba!", bromeaba.