INSTALACIONES

Rebulir busca espacios para atender la demanda musical

El Concello estudia su instalación en la vieja escuela de Freás de Eiras, que se está reformando

Exterior de la antigua escuela de Freás de Eiras, que está siendo rehabilitada.
Exterior de la antigua escuela de Freás de Eiras, que está siendo rehabilitada.
Rebulir busca espacios para atender la demanda musical

La antigua escuela de Freás de Eiras, en Ramirás, albergará en un futuro los locales de ensayo del colectivo de baile y música tradicional Rebulir. Al menos ese es el objetivo del grupo de gobierno que preside Juan Carlos Rodríguez, consensuado con la directiva de la asociación cultural, que reconoce que la actual sede de San Andrés de Vilavidal se les ha quedado pequeña. "Temos un local acolledor, pero é certo que o espazo quédase pequeno para determinados grupos . Temos que facer un tetris para cadrar as distintas actividades e que a xente poida asistir a varias clases", reconocía Alexandre Soteliño, presidente de la Asociación Cultural Rebulir, un colectivo que cuenta con 115 socios y diez grupos entre pandereta, gaita y baile tradicional (alguno con 40 personas).

Por el momento, y aunque no sin ciertas dificultades, "axustarémonos, pero todo o que sexan melloras para o grupo, benvidas sexan", confirmaba Soteliño, ante la propuesta de trasladar parte de sus actividades a Freás de Eiras, si bien matizó que "a sede de Rebulir seguirá sendo San Andrés de Vilavidal, aquí temos a oficina e fixeronse unhas melloras axeitadas para a nosa actividade".

Taller de empleo

Con el objetivo de mejorar las instalaciones del colectivo, así como contar con nuevos espacios para uso social y cultural, el Concello de Ramirás lleva dos ediciones destinando la actividad del taller de empleo "Río Arnoia", que comparte con A Merca y Cartelle, a recuperar la antigua escuela de Freás de Eiras.

Durante nueve meses, un equipo de trabajo llevará a cabo tareas de albañilería y restauración en el ala derecha del edificio. "Temos que ir pouco a pouco adecuando as diferentes estancias, o edificio é moi grande e queda moito por acondicionar", explicaba Juan Carlos Rodríguez.

La previsión del grupo de gobierno pasa por acondicionar un espacio para los integrantes de Rebulir y también una zona museística dedicada a la etnografía local. Salas que se sumarían a la única ala habitable en la actualidad, la que utilizan las brigadas forestales de la Xunta.

Doce ediciones del festival internacional

Con independencia a sus problemas de espacio, el colectivo de baile y música tradicional está inmerso en los preparativos del "XII Festival Internacional Rebulir". El polideportivo de O Picouto acogerá, el sábado 16 de diciembre desde las 19,00 horas, la gala central con la actuación de agrupaciones de Galicia, Euskadi, Castilla y León, Portugal, Ucrania o Ecuador. Un acto donde se entregarán, a su vez, los "Premios Rebulir 2017" a Xosé Ramón Gayoso, Uxía y el poeta local Lois Antón. La jornada festiva incluirá una degustación gastronómica a media tarde y una "jam sesion" de madrugada en Celanova.

Sin embargo, el programa de arrancará el jueves con actividades de animación en O Mosteiro, la apertura de la exposición "As imaxes do Alén" en O Picouto y el taller "Danzas do mundo: Bailar coa Terra" en Ourense. Para el viernes están previstos talleres y el concierto de Regueifeiros, en varios puntos de Ramirás, así como la animación por las calles de Celanova a cargo del grupo de Castilla y León. El domingo, como despedida, el grupo de Euskadi animará la feria de Vilavidal.