ENTREVISTA

"Los santuarios serán buenos en un futuro para aglutinar las misas"

El Santuario de la Armada, en Celanova, acogerá mañana domingo el día grande de la virgen abogosa de la cabeza. Una celebración que será muy especial para Julio Grande, el sacerdote que tras el fallecimiento de Manuel Rodríguez se ha hecho cargo del recinto mariano de Rabal.

Julio Grande Seara.
Julio Grande Seara.
"Los santuarios serán buenos en un futuro para aglutinar las misas"

¿Cómo afronta su primera fiesta de la Armada?

Con emoción. La participación en la novena está siendo muy numerosa y esperamos que el fin de semana sea mayor. El sábado, día dedicado a las madres, retrasaremos el rosario y la misa hasta las 20,30 horas, seguido de la procesión de las antorchas. El domingo será el día grande, con misas desde las siete y media y una gran romería.

¿Cómo están viviendo la ausencia de su predecesor?

Don Manuel Rodríguez fue el promotor de todo esto, era un apasionado de la Virgen de la Armada. Se le recuerda en cada celebración y saltan las lágrimas. El domingo se le realizará un pequeño homenaje y se colocará una placa en la entrada de la iglesia en presencia del obispo.

¿Qué tal estos meses?

Llevo ya dos años en la zona, si bien es cierto que las parroquias de Faramontaos y San Salvador las asumí tras el fallecimiento de don Manuel. Estoy muy contento y muy a gusto aquí, además de ser una zona que conozco y donde tengo amigos. Mi idea es servir lo mejor posible y, aunque he realizado ciertos cambios en los horarios con la idea de tener al menos una misa a la semana en cada una de las siete parroquias que llevo entre A Merca, Cartelle y Celanova, la gente respondió bastante bien.

¿Y en el santuario?

Hace pocos meses que me hice cargo y es un mundo. Pero está funcionando porque la gente colabora mucho. Ahora para la fiesta hay un grupo de unos veinte voluntarios que ayuda en todo lo que haga falta y los vecinos de Rabal se han volcado para limpiar el recinto. Hay muy buen ambiente y la gente quiere que esté todo preparado para recibir a los peregrinos. Y lo mismo desde la comisión de fiestas, porque la parte lúdica también es importante.

Y, pensando en el futuro, ¿que pasará con el recinto?

Don Manuel dejó creada la Fundación Amigos de la Armada para velar por la promoción de la fe cristiana en torno a la virgen y cuidar del santuario. Mi idea es abrirlo a grupos y peregrinos, que utilicen y visiten este espacio durante todo el año. En ese sentido, desde hace unos meses tenemos misa todos los domingos a las 13,00 horas. De momento está funcionando muy bien y tuvimos días de reunir a 70 personas. En un futuro, quizás no sea posible tener misas en todas las parroquias, y los santuarios son buenas zonas para aglutinarlas porque son centros de fe, referentes para la zona.