ENTREVISTA

Kase.O: "Una cabeza con corona no descansa; todo el mundo quiere cortarla"

El artista zaragozano está a punto de sacar nuevo álbum

EFE
EFE
Kase.O: "Una cabeza con corona no descansa; todo el mundo quiere cortarla"

El afán de superación y "la obsesión por crear" frustraron una y otra vez el retorno al mercado discográfico de Kase.O, para muchos, desde sus tiempos con Violadores del Verso, el rey del "hip hop" español. Hoy, por fin, vuelve con "El círculo", más que consciente de los pros y los contras de portar su corona.

"A veces uso ese rollo del número 1, pero sin abusar, porque pesa. La cabeza que lleva una corona no descansa, porque todo el mundo la quiere cortar", afirma el músico que reconoce que, "pese a la bendición que supone que todo el mundo espere tu obra", preferiría "ser el número 5 y no tener tanta presión".

Sin contar el "maxi-single" "Previo", publicado en 2015, hacía cinco años que Javier Ibarra (Zaragoza, 1980), alias Kase.O, no publicaba álbum.

"Me costaba mucho escribir. No sabía por dónde tirar, pero quería evolucionar. El nivel de autocrítica me lo puse muy alto y me frustré. Al final, me decidí por la música que me gustaba y el motivo real de hacer este disco, que no es gustar a la gente, sino la necesidad de decir cosas y de dejar un legado", comenta.

Asegura que llegó a escuchar "más de 2.000 ritmos" para su grabación. Una vez seleccionadas las partes instrumentales, se dedicó a "trabajar y a trabajar" las letras, con una fecha autoimpuesta para poder alumbrar de una vez este "El círculo".

En su sexta producción discográfica en solitario, entre maquetas, maxisingles y álbumes, existen ejercicios de puro estilo como "No sé qué voy a hacer", pero Kase.O ofrece mucho más, convencido de que lo que hace completo a un MC es tener contenido, además de la habilidad al micrófono, o "dibujo lírico" como dice él.

En "Intro", el corte que lo abre y que funciona a modo de declaración de intenciones, dice que no siente como propio este mundo y, por ende, explica el componente evasivo de su contenido y de su título.

"Si hay algo que te estresa fuera, este disco es un círculo en el que puedes entrar, como un jardín en el que la gente puede relajarse, un mundo idílico y lleno de matices", señala.

Entre sus versos rimados, caben afirmaciones que, por rotundas, no dejan de ser menos ciertas para él, como que "la música es peor ahora que nunca".

"Ya no encuentras lo que hacía Queen o Led Zeppelin. Ni siquiera entre la música comercial se puede comparar lo que hacía Cindy Lauper con lo que hace Shakira. La música de ahora es fría, digital, con mucho postureo e imagen. Si no tienes un videoclip, nadie escucha tu canción. Pero la música es un ente por sí solo", proclama.

Más allá del "crudo `hip hop`" autorreferencial al que alude en algún momento del disco, el hombre que en 2011 se atrevió a fusionar jazz y "rap" (en el álbum "Kase.O Jazz Magnetism") se zambulle en "El círculo" en varias aguas, por ejemplo en la sensualidad del corte "Mitad y mitad" junto a Najwa Nimri.

"En un cuarto de hora de grabación ya teníamos el estribillo justo como quería. Creo que hacemos buen dúo y me encantaría volver a hacer con ella una colaboración aún más trabajada", afirma sobre la experiencia.

Xhelazz, Sho-hai y Hermano L son otras de las colaboraciones de relumbre de este álbum, aunque ninguno con el brillo de "Rap superdotado", que lo ha vuelto a unir después de muchos años de inactividad a sus compañeros de Violadores del Verso.

"Fue muy emocionante estar de nuevo en el estudio, con un ritmazo que parecía del disco de `Vivir para contarlo` de Violadores del Verso. Hate acabó con lágrimas en los ojos y Lírico también se motivó bastante. Si nos ponemos, hacemos un disco en cualquier momento", pronostica.

A falta de que ese esperadísimo retorno sea una realidad, Kase.O tiene ya cerrada una intensa agenda de conciertos que arrancará el 5 de noviembre en Pamplona y que le llevará por todo el país, con paradas destacadas en Valencia (18 de noviembre), Sevilla (28 de enero), Barcelona (10 de febrero) y Madrid (17 de febrero)