MÚSICA

No digas que fue un sueño... Led Zeppelin

Cuando Led Zeppelin decidieron dar por terminada la carrera del grupo aduciendo que ningún otro batería podría sustituir a John Bonham, en el entorno del periodismo musical se pensaba, e incluso algún medio de la época llegó a dar a entender que la banda se tomaba por así decirlo unas largas vacaciones

Los miembros de Led Zeppelin durante el concierto "Celebration Day" de 2007 en Londres.
Los miembros de Led Zeppelin durante el concierto "Celebration Day" de 2007 en Londres.
No digas que fue un sueño... Led Zeppelin

Hace en estos días diez años, unas semanas más tarde de lo previsto al haber sufrido Jimmy Page un accidente fortuito en una mano que le obligó por prescripción médica a aplazar el show, tuvo lugar el concierto soñado por miles, por millones de seguidores y  fans de Led Zeppelin en todo el mundo: el concierto de la reunión, por primera vez desde la separación del grupo en diciembre de 1980 tras el fallecimiento de su batería John Bonham. 

En la ya legendaria e inolvidable noche del 10 de diciembre de 2007 Robert Plant, Jimmy Page, John Paul Jones y el hijo de su tristemente desaparecido batería, Jason Bonham, se subieron 27 años después de aquella última noche en Berlín al escenario del Wembley O2 para hacer un concierto de Led Zeppelin propiamente dicho, ya que las reuniones de 1985 para el Festival Live Aid y en 1988 para el concierto de celebración de los 40 años de la fundación de la compañía Atlantic Records fueron más una suerte de showcase que otra cosa, amén de que ninguna de las dos fue en modo alguno brillante. 

Cuando Led Zeppelin decidieron dar por terminada la carrera del grupo aduciendo que ningún otro batería podría sustituir a John Bonham, en el entorno del periodismo musical se pensaba, e incluso algún medio de la época llegó a dar a entender que la banda se tomaba por así decirlo unas largas vacaciones, pero que llegado el momento volverían a reunirse, en especial si alguien ponía suficiente dinero encima de la mesa. En multitud de ocasiones apareció el rumor de la vuelta, de que había habido conversaciones entre los tres miembros supervivientes, pero en realidad, nunca existió la más mínima posibilidad de que ello sucediera. Conscientes de que el mito se engrandecía más y más a medida que pasaba el tiempo, y de que Led Zeppelin había pasado a la historia del rock como una leyenda sagrada, de manera muy inteligente quisieron que ese nombre nunca cayera del pedestal en el que se le había situado. 

Tan solo en diciembre de 1990, con motivo de las multimillonarias ventas de la caja-recopilatorio "Remasters", en cuya elaboración se implicaron los tres miembros del grupo personalmente, sí hubo conversaciones en Nueva York en las que se ofreció una suma de millones absolutamente espectacular por firmar un nuevo contrato y rehacer el grupo, pero... si bien Jimmy Page y John Paul Jones no fueron excesivamente reacios a la idea y por primera vez no se negaron a esa posibilidad, Robert Plant afirmó categóricamente que él no volvería bajo ningún pretexto a unos nuevos Led Zeppelin. 

No obstante, Page y Plant sí volvieron a trabajar juntos, editaron dos discos e hicieron numerosas giras entre 1995 y 1998, pero nunca bajo el nombre de Led Zeppelin. En este sentido, creo que no seré el único que en cualquier caso piensa que en aquel álbum de Page & Plant llamado "Walking Into Clarksdale" está la más pura esencia de lo que hubieran sido Led Zeppelin en los años 90 si aquella trágica noche Bonham no hubiera tomado su última copa. 

El 14 de diciembre de 2006 falleció Ahmet Ertegun, legendaria figura de la industria del disco, conocido por haber sido uno de los principales artífices del éxito mundial de AC/DC, quien fichó a los Rolling Stones para Atlantic Records a través de la Rolling Stones Records y que fue el que convenció a Atlantic de firmar un contrato a Led Zeppelin. Fue siempre un gran amigo de todos los miembros del grupo y cuando se conoció la noticia de su fallecimiento, estuvieron de acuerdo en implicarse en un gran evento para homenajearle. Cuando se supo que se podría contar con Led Zeppelin para un posible concierto tributo a Ahmet Ertegun, el veterano promotor Harvey Goldsmith, que ya había organizado en el pasado los míticos shows de la banda en Earl's Court en la primavera de 1975 o su gran show en el Festival de Knebworth de 1979, se puso manos a la obra para conseguir lo que ya nadie esperaba: el sueño de volver a ver a Led Zeppelin en un escenario. 

El Ahmet Ertegun Tribute Concert ha pasado a la historia por haber sido el primer gran concierto de rock en la historia en el que se produjo una demanda tan absolutamente masiva de entradas que se tomó la decisión de ponerlas a la venta bajo un sistema de sorteo, hecho que se recoge en el libro Guinness de los records de 2008. Solamente 20.000 personas de entre los casi 20 millones que se inscribieron en el sorteo lograron la preciada entrada que les daba acceso a una irrepetible cita con la historia. 

Y el sueño fue real. Tras las actuaciones de algunos teloneros de relieve, tales como Bill Wyman & The Rythm Kings, Paul Rodgers y Foreigner, Led Zeppelin interpretaron en un concierto sencillamente sensacional, que rozó lo sublime y que hizo olvidar para siempre las intentonas fallidas de 1985 y 1988, 16 clásicos de la categoría de “Black Dog”, “Stairway To Heaven”, “Kashmir”, “Whole Lotta Love” o “Rock'n'Roll” entre otros. La grandeza de este concierto quedó plasmada en el disco en directo y DVD "Celebration Day", editado en octubre de 2002. 
Ante un éxito de tal envergadura y habiéndose demostrado que la banda estaba en un estado de forma excelente, en plenas facultades y perfectamente capacitados para volver a la carretera y tal vez a los estudios, se llegó a hablar de que incluso en el backstage del O2 se habían firmado 30 conciertos para el verano de 2008 en Estados Unidos, tocar en el festival de Glastonbury, y mil locuras más... pero pocos meses más tarde, todas las incógnitas quedaban despejadas. No habría regreso. La noche del O2 de diciembre de 2007 fue solamente un sueño, del que quedaría constancia en el disco y en el DVD, pero nada más. El mito no caerá de las alturas de la historia del rock. 

Es comprensible que esta situación produzca entre sus seguidores sentimientos encontrados. Tanto entre quienes no les vimos en los años 70 como entre quienes sí tuvieron esa oportunidad, nada más preciado habría que volver a escuchar la voz de Robert Plant bramando "It's been a long time since I've rock'n'rolled..." o a Jimmy Page atacando el riff de "Kashmir" o "Black Dog", y no son pocos quienes odian en lo más profundo de su corazón a Robert Plant por ser el miembro del grupo que más se ha posicionado en contra de cualquier posibilidad de reunión. 

led_resultSin embargo, actualmente también hay quienes, entre los que me cuento, entendemos el porqué de esa obstinación en que Led Zeppelin no vuelva a la actividad. Para quien suscribe estas líneas, la clave está la contestación que en una excelente entrevista que hizo en TVE el director del programa "Musical Express" Angel Casas a Robert Plant en 1982, al preguntarle si Led Zeppelin volverían algún día a reunirse, respondió: "No. Led Zeppelin forma parte ya del pasado, de la historia, está ahí y ahí debe permanecer. Led Zeppelin pertenece a una época, a un tiempo que ya ha pasado y que no va a volver. Sé que hay mucha gente que desearía que regresáramos, pero en realidad lo que querrían volver a ver es el recuerdo de lo que vivieron. Querrían volver a vez a los Led Zeppelin de 1970 ó 1972, y tanto la música, como nosotros, como ellos mismos aunque no quieran aceptarlo, ya han cambiado y tratar de volver a ese pasado no tendría sentido".

Recordando aquella hermosa novela de Terenci Moix, no digas que fue un sueño... hace ya diez años, pero aquella noche, aquella única noche en Londres fue real. Al menos, lo fue para aquellos 20.000 privilegiados.