FÚTBOL | TERCERA

"El 11 de octubre sería un buen día"

El presidente del Ourense CF, Camilo Díaz, asegura que "estamos pendientes de una reunión con la UD Ourense" para completar el derbi suspendido el sábado

El presidente del Ourense CF,  Camilo Díaz, en la sala de trofeos del club pontino.
El presidente del Ourense CF, Camilo Díaz, en la sala de trofeos del club pontino.
"El 11 de octubre sería un buen día"

La tormenta se cargó el partido que más expectación había generado en los aficionados al fútbol en Ourense. Pero a mayores, en cierto sector del público hubo malestar por el despliegue de seguridad en el campo de O Couto, lo que motivó que, sobre todo los aficionados que acudieron a la grada de Preferencia entraran al estadio cuando ya se llevaban disputados algunos minutos.

El presidente del equipo pontino, Camilo Díaz, aclara los malos entendidos. "Queremos dejar muy claro que nosotros lo único que hicimos fue cumplir con las exigencias que nos marcaron. Tuvimos cuatro reuniones en la Subdelegación de Gobierno, con el Inspector Jefe de Seguridad Ciudadana donde nos explicaron la legislación vigente para el acceso a recintos deportivos y desde el primer momento nos dejaron muy claro que había que tomar unas determinadas medidas de seguridad".

Y va más allá al afirmar que "incluso fueron al campo a revisar las entradas y nos exigieron un control de acceso en las puertas, por eso tuvimos que contratar seguridad privada para que realizaran ese control que era necesario".

Sobre el retraso en la entrada del público en la grada de Preferencia, Camilo Díaz afirma que "una vez que la Tribuna empieza a llenarse se avisó por megafonía que se iba abrir la grada de Preferencia. Mucha gente prefería ver el partido en Tribuna y esperó, lo que propició colas. Quiero dejar claro que nosotros, en todo momento, seguimos las órdenes de las fuerzas de seguridad. Además, habíamos avisado que la gente fuera con antelación para evitar colas y retrasos, los que así lo hicieron entraron con tiempo y sin problemas".

En cuanto a los registros individualizados, es un poco más de lo mismo: "Son cosas que nosotros no decidimos. Es más, a nosotros nos habían avisado que si llega a llover antes del partido, las órdenes que tenían era que nadie entrara al campo con paraguas. Hasta ese punto".

Pero lo mejor es que pese a la gran afluencia de aficionados, no pasó nada. Algo que al presidente del Ourense CF le satisface. "Prefiero estar hablando de que hubo gente que entró tarde al partido a que hubiese pasado algo. La normalidad creo que fue lo mejor y no se deben buscar más polémicas".  


Pendientes de buscar fecha


En el apartado deportivo, la tromba de agua, viento y granizo se cargó el partido en el descanso. Ahora toca buscarle una fecha para jugar los 45 minutos que restan. Camilo Díaz reconoce que "estamos pendientes de una reunión con la directiva de la UD Ourense. A ver si la tenemos esta semana y buscamos una solución para poner una fecha lo más propicia", aunque el ya tiene una en mente. "Pienso en el jueves 11 de octubre, ya que  el viernes es festivo y podría estar bien, pero tenemos que hablarlo".

Un presidente que todavía no ha visto ganar a su equipo en este comienzo liguero. Pese a ello, no pierde la fe y está convencido de que los resultados van a llegar. "Es cierto que el inicio tanto a nivel de puntos como clasificatorio no es el deseado, pero las sensaciones son muy buenas. Esto es fútbol y debemos de tener tranquilidad y confianza en el trabajo que se está realizando, estoy seguro que dará sus frutos. Tengo confianza total tanto en el cuerpo técnico como en la plantilla que tenemos", finalizó el presidente.