FÚTBOL

La chispa ourensana del Atleti

El alevín Javi Fernández ha fichado este verano por un club en el que jugaron antes los también ourensanos Carlos Couceiro 'Pataco' o Rodolfo Dapena

"Pataco", Rodolfo Dapena y Javi Fernández
"Pataco", Rodolfo Dapena y Javi Fernández
La chispa ourensana del Atleti

Ourense también tiene su granito de protagonismo en la historia de un Atlético de Madrid que hoy firma una de las páginas que quedarán subrayadas. Estrena casa, el Wanda Metropolitano.

Rafa Fraguas, fallecido en 2016, es, sin duda, el que tiene mejor palmarés. Estuvo ocho temporadas y ganó una Liga, una Copa del Rey y una Intercontinental. Ahí es nada. Cuatro años antes (1969) había llegado al club Carlos Couceiro 'Pataco': "Me sondeó un directivo que era de Allariz y no lo pensé dos veces. Estuve cinco años y fueron inolvidables. Tuve problemas con la lesiones y para jugar, pero el Atlético era un club enorme, con una afición volcada y un campo impresionante. La mejor afición de España es la del Atlético de Madrid".
Rodolfo Dapena estuvo menos tiempo, solo una temporada, pero fue titular indiscutible: "Estaba jugando en Logroño y me llamaron para ir a Madrid al día siguiente. Me estaba esperando Luis Aragonés en una cafetería muy cerca del Santiago Bernabéu: 'En Las Gaunas subes 30 veces la banda por partido, aquí vas a subir 60 y bajar otras tantas. ¿Quieres jugar en el Atleti?'. Antes de decirle que sí me avisó un amigo suyo con el que estaba allí para jugar al mus: 'Ya puedes espabilar chico, este hombre te va a quitar la piel'. Era Alfredo di Stefano".

Pataco y Rodolfo son historia viva del 'Atleti'. Javi Fernández es futuro, un alevín de diez años y el último ourensano en llegar al club colchonero: "Me ficharon este verano en el Torneo de Iscar. Supongo que jugaría bien".

Lleva dos semanas en Madrid y está encantado. Este fin de semana regresó para ver a sus padres: "Soy el único de la familia que es del Atlético, pero lo soy desde siempre. Es una pasada estar allí". Y tiene claro cual es su sueño: "Jugar en el Wanda Metropolitano. Todavía no hemos ido a verlo por dentro, pero tiene que ser impresionante".

Pataco y Rodolfo jugaron en el Calderón. Bueno, Pataco, en el Manzanares. A él lo fichó quién dio nombre al estadio dos años más tarde: "El trato que tuve con don Vicente Calderón fue muy bueno, una gran persona. También traté mucho con el conde de Cheles. Era un directivo y se preocupó mucho de que encontrase un buen sitio para vivir y para comer en Madrid".

También lo trató Rodolfo: "La primera vez que entré en su despachó quedé asustado, imponía respeto lo grande que era. Calderón me dejó claro lo que significaba el Atlético de Madrid y el comportamiento que debían tener sus jugadores dentro y fuera del campo". Aunque también trató con su sucesor, con peores sensaciones: "Calderón murió esa temporada. Jugamos la final de la Copa del Rey en Zaragoza y en el descanso entró en el vestuario Jesús Gil, que había ganado las elecciones, pero todavía no era presidente. Íbamos perdiendo y entró con dos guardaespaldas enormes. Luis Aragonés al verlo le dijo: '¿Usted quién es? Usted aquí no pinta nada y se va a tomar culo'. Y los sacó a empujones". Y añade: "Al acabar esa temporada quién pudo se marchó del 'Atleti' porque se veía lo que iba a venir". Él fichó por el Celta de Vigo.

Pero, sin duda, lo que marca a cualquier futbolista, es con quien comparte equipo. Los jugadores con los que levanta títulos y sufre las derrotas. Javi comparte habitación en la residencia del Atlético de Madrid con Diego Rosado: "Es de Toledo. Creo que soy el único gallego en la residencia, pero la verdad es que somos muchos jugadores allí y llevo poco tiempo". Cada noche sueña con emular sus ídolos: "A Koke o a Griezmann. Me gustan todos, pero ellos los que más. Griezmann seguro que se queda más años en el 'Atleti', ya verás".

Esta noche, cuando el delantero francés salga del vestuario hacia al césped del Wanda Metropolitano, verá en las paredes fotos de jugadores y de momentos inolvidables para cualquier colchonero.

"¿Un jugador? Te digo muchos. Jugué con Ufarte; con Luis Aragonés, era un poco rarito, pero muy buena persona; con mi amigo Gárate; con Irureta, el 'curilla'; con Adelardo; con Melo... Eran todos buenísimos", recuerda 'Pataco'.

Los de Rodolfo no van a la zaga: "Alemao, Marina, Julio Prieto, Quique Setién... Luis (Aragonés) nos dejó claro que si corríamos detrás de los contrarios también podían correr ellos detrás nuestra. En aquellos años en el 'Atleti' jugábamos contra el Real Madrid o el Barcelona sin complejos, de tú a tú. Peleábamos por todos los títulos. Ahora vuelve a ser así".

Estrena hoy capítulo el Atlético de Madrid en una historia con ourensanos que han firmaron o sueñan con firmar algunos de los más importantes.