COPA DEPUTACIÓN B

El Covadonga es bicampeón

El equipo ourensano obtuvo el segundo doblete de su historia al levantar la Copa B después de ganar al Melias en los lanzamientos de penalti

El Covadonga es bicampeón

El Covadonga superó por 4-3 en los penaltis al Melias levantando la segunda Copa Diputación B y repitiendo doblete como lo había hecho hace diez años.

El cuadro de Luis Silva se adueñó pronto del balón con la veteranía de Luis Vilachá y los desmarques de Soto y Alfonso, buscando alimentar ofensivamente a Javito.

El Melias buscó más el juego en corto, donde Dias, juntándose con Marcos Pascual, le dieron fluidez para explotar la velocidad de un siempre inquietante Rucho. Sin embargo, la ocasión más nítida estuvo en las botas de Aarón, que en una acción individual puso a prueba a Rubén. 

Con el correr de los minutos el juego entró en una fase de continuas interrupciones, perdiéndose  frescura en un juego equilibrado.

El Covadonga lo intentó a balón parado, pero jamás encontró un buen rematador dentro del área. Antes del cierre del primer tiempo, el capitán Toni puso el peligro con un centro chut al travesaño.

El cuadro blanco arrancó mejor la segunda mitad, pero Toni cabeceó alto un desborde y posterior centro de Alfonso.

Pero el partido cambió de dueño. Marcos Pascual robó un balón  en la medular, cedió a Dias que colocó un pase milimétrico a Rucho para definir entre las piernas de Rubén. Era el 0-1.

Fueron los mejores momentos del Melias, con Tatá sumándose por la banda, pero careció de efectividad ante un Covadonga que fue  haciendo prevalecer su veteranía. Y entonces llegó al empate. Toni centró desde la banda izquierda, peinando en el primer palo Mauro y remachando Abelardo para el 1-1.

La emoción se trasladó a los penaltis. Héctor Pascual lanzó alto el primero del Melias, no fallaron Luis Vilachá, Adrián y Xosé, al igual que Cachi, Rucho y Pablo, pero Rodrigo le paró el tiro a Iván y el ganador se resolvió en el último lanzamiento. Dias disparó a la derecha y Rubén le adivinó la intención. Fue el turno de Víctor Sotelo que no falló y desató la locura en un Covadonga que es bicampeón.


Luis Silva "Choco"


El técnico del Covadonga pudo quitarse la espina tras perder e su día un par de  finales como jugador: "Creo que la merecíamos por lo que pasamos durante todo el año, siendo superiores en esta final y al menos el fútbol me devolvió una Copa". ¿Es tú despedida? "Sí, pero me quedo con lo peculiares que son en este club, y siendo esta mi primera experiencia como entrenador de un equipo les estoy eternamente agradecido porque me brindaron muchas cosas que sin duda me las llevo para siempre".