FÚTBOL SALA FEMENINO

¿Cuál es el lugar de este Envialia?

A pesar de atravesar la peor racha del curso, el balance entre plantilla y puesto en la tabla continúa mostrando superávit para el equipo de Morenín

Judith Pedreira y Sara Moreno parecen pedir explicaciones durante el partido ante Alcorcón.(JOSÉ PAZ)
Judith Pedreira y Sara Moreno parecen pedir explicaciones durante el partido ante Alcorcón.(JOSÉ PAZ)
¿Cuál es el lugar de este Envialia?

Una victoria (Poio), un empate (Majadahonda) y cuatro derrotas (Burela, Esplugues, Atlético y Alcorcón). Este es el bagaje más reciente para el Ourense Envialia en la Primera División de fútbol sala femenino. Son los peores números del curso, aunque el balance entre plantilla y puesto en la tabla sigue mostrando superávit para el equipo de Morenín: la competición marcha camino de cumplir su segundo tercio y el conjunto blanquinegro se mantiene en puestos de Copa de España (7º, 29 puntos).

Habiendo comenzado el cambio generacional de la plantilla, este Envialia afronta una temporada de transición en la élite nacional. Una brillante primera vuelta endulzó demasiado los paladares de la gente pero normalmente la lógica termina imperando y aquel quinto puesto a mitad de curso era irreal.

Quinto en la campaña 2015-16. Repitió puesto la temporada del título de Copa de España, la 2016-17. Y sexto en la liga pasada. Esta es la trayectoria más reciente del Envialia. El nivel de la competición está aumentando y el peso específico del grupo de jugadoras ha descendido. Ya no están en la plantilla Luci, Spi y Antía. Las dos primeras formaban el grupo de las cinco intocables de Chipi, que completaban la portera Vane Barberá, la ala Marta Rodríguez y la pívot Sara Moreno. La otra, una de las jugadoras de más proyección en el fútbol sala español, que alternaba la titularidad con Chipi.

Sin la segunda, la tercera y la sexta jugadora por minutos del pasado curso y en una competición que no pierde potencial este Envialia comienza a moverse por un hábitat mucho más natural en la clasificación. Burela y Atlético, años luz por delante de los demás equipos, disputan una liga bicéfala. Roldán, campeón el año pasado, Poio, uno de los pocos conjuntos semiprofesionales de la categoría, así como el reforzado Penya Esplugues, el potente Universidad de Alicante y el Alcorcón de la ourensana Vane Sotelo y la verinense Ana Rivera, son otros cinco equipos claramente por delante de un Envialia que por potencial y experiencia estaría a la altura de UCAM Murcia y Móstoles.

Las Judith Pedreira, Idoya, Laura Doce y compañía, es decir, las jóvenes y nuevas, están rindiendo a un nivel más que aceptable, pero necesitan tiempo. Puestos a perder efectivas, Mayte, el refuerzo con más caché del verano, puso en Navidad rumbo de vuelta a tierras valencianas.


Tres equipos para una plaza


Si todo transcurre por el cauce lógico, el Envialia (29 puntos) se jugará la octava y última plaza de Copa de España con UCAM (25) y Móstoles (25). Hay 15 días por delante para preparar los dos partidos en los que debe revertir la dinámica más reciente. A la vuelta del Europeo, las blanquinegras repiten como locales, esta vez ante un Leganés en la lucha por la permanencia. Obligatorio ganar pues. Siete días después, ya en marzo, duelo directo en Murcia ante UCAM. Está en juego la octava plaza.