FÚTBOL SALA

El Burgas, al borde del abismo

La derrotas ante Móstoles y Soto, dos rivales directos, unido a la grave lesión de Ana Lastra, dejan al equipo ourensano en una situación crítica

Manolo Codeso, entrenador del Burgas, durante uno de los partidos de esta temporada en Os Remedios. (I. DACAL)
Manolo Codeso, entrenador del Burgas, durante uno de los partidos de esta temporada en Os Remedios. (I. DACAL)
El Burgas, al borde del abismo

Ahora es difícil convencer a alguien de que podemos salvarnos, pero seguro que llegará el momento de tener nuestra opción y debemos estar preparadas para ello". Lo dice Manolo Codeso, entrenador del Cidade de As Burgas, que después de las derrotas ante Móstoles (2-3) y Soto del Real (8-1), dos rivales directos, unido a la grave lesión de una de sus jugadoras referencia, la portera Ana Lastra, dejan al equipo al borde del abismo en la Primera División de fútbol sala femenino. Es penúltimo luego de haber sumado solo cinco puntos en 17 partidos y está a seis de la permanencia. Por delante, 13 partidos.

Codeso, que se confiesa "muy cabezón", sigue viendo luz a pesar de lo oscuro del panorama, marca el camino a seguir para encontrar una solución: "La salvación la tenemos en casa, fuera estará más difícil pero por Os Remedios tienen que pasar Leganés, Guadalcacín, Majadahonda, Gironella...".

La penúltima oportunidad para las ourensanas llegó con las finales ante Cádiz, Móstoles y Soto. La primera salió cara, y alimentó las esperanzas, pero la derrotas posteriores, sobre todo con el doloroso 8-1 del sábado en Soto, devolvieron a las blanquiverdes a la triste realidad de una situación crítica. Pero Codeso no se resigna: "El sábado en el viaje de vuelta vine con dudas pero el lunes, viendo entrenar al equipo, se despejaron. A Soto no fuimos preparadas al cien por cien, por circunstancias, sobre todo de lesiones, y aunque competimos muy bien hasta el 3-1 con ese tercer gol en contra vi que no estábamos preparadas para remontar. Echo de menos a Nerea, a Nati y también a Sonia, que no pudo jugar los dos partidos más importantes, el de Jerez y ahora el de Soto. Hay jugadoras para salir de esta situación porque Clara, María Arias y Sonia podrían estar jugando en cualquiera de los equipos de arriba. Solo falta que las jóvenes aporten un plus, y que otras como Figo o Amelia saquen esa garra y calidad que hecho de menos pero que seguro llegará. Las que estamos somos capaces de sacar esto adelante,pero nos falta tener a todas en plenitud seis o siete partidos seguidos, es lo que nos falta".

El entrenador blanquiverde confía en el grupo de jugadoras y también cree en su trabajo, tanto por sensaciones como por lo que le llega desde fuera: "A las jugadoras no les dejo pensar en si estamos en tal o cual situación, no tenemos esa necesidad porque estamos a dos partidos de la salvación. Quizá la gente nos esté dando a nosotras más confianza que nosotras a ellos y es momento de que esa confianza se la devolvamos. Todo el mundo nos apoya, a las jugadoras y al banquillo. Podría ser muy fácil dejar pasar a alguien nuevo tratando de buscar un revulsivo pero la gente es la primera en decir que todos los que estamos somos los indicados para lograr el objetivo, y aquí todo el mundo aceptamos el reto".

Y ese reto continúa el sábado en Os Remedios, con la visita del Poio de una vieja conocida, Iria Saeta.