RUGBY

El Campus asusta a la liga

El conjunto ourensano desarboló al Bera Bera en la universidad y marcha en segunda posición de la División de honor B con 11 de 15 puntos posibles

Santórum y Guille intentan limpiar el ruck ante el Bera Bera en el Campus.
Santórum y Guille intentan limpiar el ruck ante el Bera Bera en el Campus.
El Campus asusta a la liga

El que avisa no es traidor. La configuración de la plantilla del Campus Ourense durante el verano invitaba al optimismo y desde la patada inicial del encuentro ante el Universidad de Vigo en la primera jornada se han visto los resultados.

Después de casi un mes de competición, el conjunto ourensano marcha con 11 puntos, con pleno de bonus y una derrota por tan sólo un punto ante el gran favorito al ascenso, un Getxo que posee a la delantera más disciplinada de toda la División de Honor B.

La delantera, quizá la parcela más justa en las dos primeras campañas en la categoría, es una de las claves a la hora de ver la evolución universitaria.

Ahí el cambio no lo aportan los extranjeros, llamados a marcar la pauta, lo hacen los jugadores de casa. Los Guille Hernández, César García, Óscar Santórum, Rucho o Jaime han llegado al inicio de competición con la lección aprendida y han demostrado, tanto en la melé, como en la touch (en la que el Campus se ha convertido en especialista) que con compromiso y actitud se puede llegar muy lejos.

En el partido contra los vascos del Bera Bera apenas dieron opción en la melé y borraron al rival en los saques laterales, lo propició incluso un bonito ensayo del segunda ourensano Rucho..

En la parcela ofensiva, la compenetración de los nuevos jugadores cada vez es mayor y si en el primer choque como local los errores a la mano fueron abundantes, en este fueron mucho menores. Destaca el trabajo realizado por Sam Shearer en ambos lados del campo y el liderazgo de jugadores como

Marston y Stratton, que se repuso de un dubitativo debut como local el fin de semana pasado.
Precisamente Shearer se está convirtiendo en el sustituto de uno de los emblemas del club durante las últimas temporadas, Jason Harvey.

El '15' neozelandés es quizá uno de los jugadores más rápidos del grupo y además es casi infalible en la transformación, con promedios superiores al 70% de acierto, lo que le convierte en el máximo anotador global del grupo.

Ahora, con los pies en el suelo, segundo viaje a domicilio. El debutante en la categoría el VRAC B, recibe a los ourensanos con un bagaje de dos victorias en otros tantos encuentros y el derbi ante el Chami todavía por disputar.

El Campus Ourense ya ha mostrado sus cartas para la temporada 2018-2019. Quizá hay que dar un paso más.