RUGBY

El Campus ficha talento

El conjunto ourensano cierra la incorporación de Sam Shearer, convocado en varias ocasiones con los All Blacks de seven 

Sam Shearer, con los colores del combinado de Aukland.
Sam Shearer, con los colores del combinado de Aukland.
El Campus ficha talento

El Campus Ourense sigue trabajando en los despachos ante el inminente inicio de la preparación para lo que será su tercera campaña consecutiva en División de Honor B.

Tras las cinco incorporaciones anunciadas la pasada semana, ahora es el turno de un nuevo fichaje llegado desde Oceanía.

Sam Shearer, neozelandés de 23 años, se convierte en la sexta novedad de una plantilla que aspira a dar un paso adelante en cuanto a rendimiento en la campaña 2018-2019.

Shearer (23 años, 1.93 metros y 95 kilos), que ocupa la posición de zaguero o ala, aunque también puede ser utilizado como centro, es un jugador formado en las categorías inferiores del Botany College, de su ciudad natal, Auckland.

Entre 2013 y 2015, durante su paso por la universidad, estuvo enrolado en el conjunto sub-21 de Otago, uno de los más prestigiosos de Nueva Zelanda para pasar a formar parte del primer equipo del Pirates Rugby Club de Otago en 2016.

La última temporada Shearer fue uno de los líderes del Pakuranga Rugby Club de Auckland, conjunto en el que se convirtió en el máximo ensayador con diez pasos por la línea de try durante la campaña y finalizó en la tercera posición de una liga que está al nivel de equipos de División de Honor española. Esto le sirvió para ser considerado el mejor jugador de su equipo.

El nuevo jugador universitario es también integrante del combinado de Auckland de rugby seven y ha sido convocado en diversas ocasiones con la selección neozelandesa de esta modalidad, los 'All-Blacks' aunque por el momento no ha llegado a debutar con ellos en partido oficial.

El zaguero 'kiwi' llega a la ciudad de Ourense para convertirse, según palabras del entrenador del club, David Monreal, en un "referente que mejore el nivel de los jugadores que tenemos en nuestro equipo. Ya conocía a Shearer de otros años y esta temporada nos decicimos a incorporarlo a nuestro equipo. Es un jugador con un currículum que habla por sí solo. Nadie llega a un equipo nacional por casualidad. Tiene muy buenas condiciones para jugar a este deporte, especialmente en cuanto a velocidad y finalización. Además, ha demostrado su compromiso al firmar con nosotros a pesar de tener una oferta de División de Honor".


Tres jugadores por llegar


Con la llegada de Shearer y las confirmaciones de Marston, Sueiro, Garnil, Fernández y Blanco, al Campus Ourense todavía le restan tres piezas para dar por completada una plantilla que se pondrá en marcha con los jugadores nacionales y Marston el 14 de agosto, en una pretemporada que durará cinco semanas.

Los jugadores foráneos llegarán a la ciudad la última semana de agosto, una vez completen los trámites burocráticos para obtener el visado.

En cuanto a los fichajes que restan por llegar, el cuerpo técnico ourensano tiene las ideas claras. Hacen falta dos incorporaciones en la delantera y una en la tres cuartos, todos ellos llamados a ser importantes en la plantilla.

El objetivo, marcado en rojo. El Campus Universitario necesita para la delantera un primera línea y un segunda/tercera y para la tres cuartos, un '10' con talento y visión de juego.

En el caso de cerrar los fichajes de estos tres jugadores, el conjunto ourensano contaría con una plantilla con un número mayor de jugadores y por tanto mayor fondo de armario para compensar las bajas, el mayor hándicap que sufrieron los de Monreal en las dos primeras temporadas en División de Honor B, en la que sufrieron demasiado para completar las convocatorias, especialmente en los encuentros disputados como visitantes.