FÚTBOL PROVINCIAL

La emoción se multiplica en la Primera Galicia

Los empates en la zona alta y los triunfos del Nogueira, Celanova y Peroxa amplian el número de aspirantes al ascenso

El lateral alaricano Juli intenta que el verinense Erlantz no se escape con el balón (MIGUEL ÁNGEL).
El lateral alaricano Juli intenta que el verinense Erlantz no se escape con el balón (MIGUEL ÁNGEL).
La emoción se multiplica en la Primera Galicia

La liga no puede estar más emocionante y en ello han influido varios resultados sorpresivos que posibilitan que se amplíe hasta nueve el cupo de aspirantes al ascenso con 14 jornadas aún por delante.

El líder Arnoia desperdició una gran ocasión para engrosar su ventaja sobre sus inmediatos perseguidores, dejando escapar dos puntos ante un Seixalbo que logra abandonar el último puesto después de 13 jornadas, pero que jamás pudo superar a los arnoieses en las ocho veces que se enfrentaron.

Nueve jornadas más tarde y por mejor diferencia de goles, el Nogueira recupera el segundo puesto y borrando así la triste imagen de hace una semana en A Carabina.

El pichichi Bruno, que aprovechó el rechace del segundo penalti que le paran, le dio una nueva victoria al cuadro afilador, que le ganó las últimas tres veces que recibió a un Francelos que vio cortada una racha de tres triunfos y que no le pudo marcar goles en sus últimas cuatro visitas al campo de A Tella.

El Allariz, que acumula cinco partidos sin perder, enlazó su cuarto empate consecutivo y baja al tercer puesto. Desde el pasado 25 de noviembre que no ha vuelto a ganar en su feudo. Sin embargo, para su entrenador Miguel Sotelo "aún quedan 14 jornadas y seguimos en la pelea tras empatar ante un duro Verín que nunca pudo ganar en los seis enfretamientos en el campo Cid Carriega.

Los verinenses suman tres encuentros sin derrotas y conforman el trío de equipos con 37 puntos, a cuatro del líder, "por eso nos sabe bien la igualdad cosechada en un terreno siempre complicado como el del Allariz", dijo Eloy García.

El Melias cayó después de tres victorias consecutivas y sufriendo la cuarta derrota a domicilio después de siete partidos sin caer en condición de visitante.


César, autor del gol 600


El delantero César del Peroxa, que volvió a ganar en casa, anotó el gol 600 de la presente liga.

El triunfo in extremis ante el Vilariño sitúa al Celanova a tan sólo un punto del ascenso merced a una serie de cinco jornadas sin traspiés. El equipo de Germán Reza sigue dominando el historial visitando al Vilariño, con cinco triunfos y un empate en nueve enfrentamientos, aunque no lo derrotaba desde el 12 de enero de 2014, por 0-3, con tantos de  Ribao, Dani y Tito Currás.

 El Polígono volvió a empatar por segundo año seguido en Rozabales donde no ha vuelto a ganar desde el 6 de octubre de 2013, con un gol en propia puerta del actual lateral industrial Fede.