CURLING

Plata "ourensana" en curling

Martín Ríos, hijo de un emigrante de O Carballiño, logra en Pyeongchang la medalla de plata en parejas mixtas

El olímpico con Suiza de origen ourensano, Martín Ríos.
El olímpico con Suiza de origen ourensano, Martín Ríos.
Plata "ourensana" en curling

El hispanosuizo Martín Ríos, que ayer se proclamó junto a su compañera Jenny Perret, subcampeón olímpico en dobles mixto de curling en los Juegos de PyeongChang, tiene tres grandes debilidades: Ourense, la tierra de su familia paterna donde retorna cada verano, el Real Madrid y Rafa Nadal.

Hijo de José Ríos, un chapista emigrado a Suiza en los años sesenta, como tantos y tantos gallegos, y Lisbeth, el nuevo subcampeón olímpico de una modalidad que se estrenaba en estos Juegos, añadió ayer un nuevo éxito a un palmarés en el que cuenta además con dos títulos Mundiales (Erzurum -Turquía- 2012 y Lethbridge - Canadá- 2017) y el Europeo de 2011 en Tarnby (Suecia).

En Santiago, en Ourense, en O Carballiño, en la localidad de A Costiña de Veiga, muy cerca del río Arenteiro, primos, tías y numerosos amigos siguieron con nerviosismo la final olímpica de Martín y Jenny ante la pareja canadiense Kaitlyn Lawes y John Morris.

"Mi padre es de O Carballiño, Ourense, mi madre es suiza... Nunca viví en España, pero las vacaciones siempre las pasamos ahí. Adoro España, soy hincha del Real Madrid y de Rafa (Nadal). Además he jugado dos años con España, con mi equipo de Jaca y mis tres compañeros de entonces siguen siendo muy buenos amigos míos".

A sus 36 años, reconoce que después de la final de ayer su futuro es "incierto ". "Aún no sé nada. Mi planificación se acabó con la final olímpica".

Con once años, un amigo le llevó a una pista de hielo a presenciar un partido de curling y, desde entonces, no ha dejado de practicarlo. "Pero no vivo de los éxitos. Tengo que trabajar para ganarme la vida y por eso soy técnico de la selección júnior en la federación suiza", admite el hispanosuizo, que además también es profesor.

En 2007, se cruzó en su vida Antonio de Mollinedo. "El mundo del curling es muy pequeño. Me encontré con Antonio que quería formar un equipo nuevo para llegar más lejos en el Europeo. Y lo formamos junto con José Manuel Sangüesa, David "Mexi" Rodrigo y Ángel García, en el club de hielo de Jaca. ¡Todos unos fenómenos!".Fueron dos temporadas durante las que defendió la camiseta española "una etapa inolvidable", asegura.

Tras descender del podio olímpico, Martín ya tiene ante sí un nuevo sueño, una nueva ilusión, que "su" Madrid gane una nueva Champions. "El partido de mañana (por hoy), ante el PSG será muy difícil, pero el Madrid es el Madrid. Lucharemos hasta el final y creo que eliminaremos al PSG", declara convencido.

En cuanto su debilidad por Rafael Nadal dice que es "un fenómeno, un ídolo". "Su forma de luchar es única y es algo que yo intento hacer igual".

"¿La plata olímpica? Pues un capítulo más de nuestra historia. Han sido tres años muy especiales".


"Es un niño encantador"


La emoción por la medalla de plata de Martín Ríos y su compañera Jenny Perret, se trasladó a Glarus, localidad en la que viven los padres del deportista de origen ourensano. José, el progenitor, después de atender a la televisión y radio nacionales destaca para La Región que "para nosotros es un auténtico orgullo que Martín siga cosechando éxitos. Para él ya era un premio estar en los Juegos Olímpicos, así que imagínese lo contento que está por lograr una medalla, aunque claro, le habría gustado ganar".

La final, a pesar de las horas de diferencia con Corea del Sur la vivieron "con mucha emoción. Lo cierto es que seguimos toda la competición y al ser partidos siempre tan igualados se pasa mal. Aunque si le digo la verdad, fue mucho peor el encuentro ante Rusia que la final contra los canadienses".

Con A Costiña siempre presente, José, emigrado en el año 69 y chapista de profesión hasta que se jubiló el pasado verano confirma que tanto él, como su familia seguirán visitando su localidad natal. "En verano volveremos a casa. No nos planteamos volver porque son muchos años ya. Nuestra otra hija Sabina también vive aquí, pero sí que iremos en verano".

En Ourense, Mari Ríos, tía de Martín, se deshace en halagos sobre su sobrino. "Es un niño encantador. Ha ganado muchas cosas en este deporte y sigue siendo muy humilde y muy sencillo. Cuando nos enteramos de que había conseguiro medalla en los Juegos nos alegramos muchísimo por él, se lo merece mucho".

Otra de sus tías, Chus, no dudó en afirmar que una vez en la final "cuando te acercas tanto, sí que te queda mal sabor", por no lograr el oro, aunque ya anticipaba que Martín "seguramente intentará luchar para conseguir la de oro en los Juegos" si se le presenta otra ocasión.

Además, confirmó su pasión por la comida gallega. "Es tan grande de tantas filloas que comió. Para él una ración de pulpo es un bocado".