FÚTBOL PROVINCIAL

El Nogueira goleó con el mono de trabajo

El Nogueira de Ramuín se dishizo del cuadro industruial en base a una gran disciplina defensiva y un alto porcentaje de acierto

El 'pichichi' Bruno, autor del 0-2, recibe la felicitación de Cani al que quiere sumarse el ariete Lobo (MARTIÑO PINAL).
El 'pichichi' Bruno, autor del 0-2, recibe la felicitación de Cani al que quiere sumarse el ariete Lobo (MARTIÑO PINAL).
El Nogueira goleó con el mono de trabajo

El Nogueira supo leer un partido que se presentaba muy disputado y complicado colocándose el mono de trabajo y teniendo las armas para doblegar a un Polígono que derrochó entusiasmo, pero sus desaciertos  lo condenaron a sufrir una derrota dolorosa (0-3) que lo distancia de la pelea por una de las plazas de ascenso.

 El primer aviso de los afiladores fue un cabezazo de Lobo que se fue  por muy poco sobre el larguero, pero en el comienzo del encuentro, el lateral Lois se animó a probar desde fuera del área y su disparo se le coló a Gorka contra el palo izquierdo. Era el 0-1.

Con este marcador a su favor, el Nogueira le prestó el balón al Polígono que, a pesar de llevar más tiempo la posición del cuero, sus intentos no llegaron a poner en apuros los dominios de Borja que fue bien arropado por una defensa  que se multiplicó de efectivos como Cani y el propio Lobo, dos auténticas torres a la hora de despejar el peligro de su área.

A la contra, los visitantes inquietaron con un Oliver fajándose con todo el mundo y prueba de su esfuerzo generó la falta de Fede  cuando se marchaba derechito a la portería. La falta fue ejecutada por el especialista Bruno que dejó a Gorka haciendo la estatua y reforzando más ánimo del equipo marchándose al descanso con un efectivo 0-2.

Los industriales salieron a quemar sus naves, el técnico movió el banquillo y durante varios minutos el Nogueira fue sometido a un asedio del que supo salio airoso.

El verse obligado a recortar distancias en el resultado, a su rival se le abrieron los caminos para sorprender en fulminantes contragolpes que encontraban descolocada a la última linea industrial.

El cuadro de Abel Afonso tuvo la situación muy bien controlada ante un rival que lo absorvió la impotencia y el desorden.


Llegó la sentencia


El delantero Oliver forzó el mal rechace de Gorka y desde un ángulo cerrado se encargó de poner el punto y final con un 0-3 que premió al más efectivo.