FÚTBOL SALA

Nuevo Envialia, nuevos retos

Variaciones en la plantilla, con hasta siete cambios, así como en el cuerpo técnico, protagonizan el año 1 del proyecto Gonzalo Iglesias "Morenín"

El cuerpo técnico y las jugadoras del Ourense Envialia.
El cuerpo técnico y las jugadoras del Ourense Envialia.
Nuevo Envialia, nuevos retos

La mitad de la plantilla y el entrenador. Estas son las variaciones del nuevo Ourense Envialia para afrontar la temporada 2018-19 en la Primera División de fútbol sala femenino que arranca el 29 de septiembre y que ayer mismo ha empezado a preparar. Nuevos retos para el año 1 del proyecto Gonzalo Iglesias "Morenín" como máximo responsable técnico en la que ya es su segunda etapa en el club.

La hoja de ruta muda de itinerario. Las llegadas al equipo blanquinegro así lo indican. La portera María de Val (Leganés, 22 años), la ala-cierre Laura Doce (A Fervenza, 20), la cierre Idoya (19 años) y la ala Judith Pedreira (Burela, 19), cuatro de los fichajes, tendrán que empezar a ganarse minutos en la máxima categoría nacional. Además, suben desde el filial la ala María y la pívot Candela, más sangre joven. Además de esta última, quien a pesar de su juventud ya tiene experiencia en Primera de su etapa en el Burgas, el único refuerzo de caché ha sido el de Teresa Utrillas "Maite". Tiene 27 años y ya pasó por Femesala Elche, Villena, Hércules y el italiano Porto San Giorgio, que es el equipo desde el que procede.

Estos cinco fichajes y las dos jugadoras procedentes del filial están obligadas a hacer olvidar a jugadoras de la talla de Spi, Antía o la internacional Luci, tres de las que han cambiado de aires.

Y mudan por tanto los objetivos. "Que haya tantas caras nuevas en un equipo es bueno porque las que siguen intentarán no acomodarse puesto que las que llegan buscarán hacerse con un hueco. La mitad del equipo es nuevo y el técnico también por lo que ellas y yo necesitamos conocernos y adaptarnos. A partir de aquí, los objetivos los irá marcando la propia competición. En la Copa Xunta debemos aspirar a lo máximo, y en la Liga, en una categoría que está dando pasos hacia la profesionalización, habrá que ser ambiciosas. Si lo hacemos, con las ganas de mejorar de las jóvenes podremos luchar por meternos en la Copa", afirma Morenín.

El técnico no duda en señalar que "será un año ilusionante. Tenemos un primer equipo con jugadoras que quieren crecer y después un filial recién llegado a Segunda División. El proyecto es instaurar un modelo de juego parecido para todo el club, y en ello estamos".