FÚTBOL SALA FEMENINO

Otra final de Copa es posible

El sorteo de la penúltima ronda de la competición copera autonómica medirá al Ourense Envialia con el Burela y al Poio con el Cidade de As Burgas

Bea Seijas trata de impedir el remate de Sonia Pacios en la final de la Copa 2016.
Bea Seijas trata de impedir el remate de Sonia Pacios en la final de la Copa 2016.
Otra final de Copa es posible

Las retinas de los aficionados ourensanos al fútbol sala femenino todavía no se han desprendido de las imágenes del Sábado Santo. Aquel 26 de marzo Os Remedios acogía el derbi entre Ourense Envialia y Cidade de As Burgas, nada menos que en la final de la Copa Galicia y con el polideportivo abarrotado. Aquel enfrentamiento podría repetirse en otra final copera el 1 de mayo de 2017. Ayer se desarrolló el sorteo de las semifinales y como no habrá duelo provincial la historia podría repetirse: Ourense Envialia-Burela y Poio-Cidade de As Burgas, a partido único y todavía con fecha por definir.

La igualdad es máxima entre los cuatro representantes del fútbol sala gallego en la máxima categoría nacional: Burela cuarto (24 puntos), Envialia quinto (21), Burgas sexto (21) y Poio octavo (18) cuando la competición liguera llega al parón por el 'desaparecido' Torneo Mundial y la Navidad. Falta saber si cuando se desarrollen los partidos la situación es similar. En teoría sí, porque 'supuestamente' las semifinales deberían disputarse antes del 7 de enero de 2017, la fecha que inicialmente barajó la Federación Gallega, aunque teniendo en cuenta que la final se disputa el 1 de mayo dicho plazo podría ampliarse. Problema de fechas no va a ser.

El campeón, el Ourense Envialia, ya tiene marcada la fecha aunque falta el 'o.k.' de su rival. "Nos gustaría jugar el 17 de diciembre. Mañana -por hoy- realizaremos la propuesta y en dos días Burela tiene que contestar. ¿El partido? Las fuerzas estarán muy igualadas, pero no solo entre nosotras y Burela, si no también entre Poio y Cidade, a un partido creo que cualquier rival que nos hubiera tocado sería igual de complicado", asegura Chipi, entrenador del Envialia.

En el Burgas, el técnico Manolo Codeso no pone pegas. Bueno, solo una, "no jugar en casa. Poio era el único rival que nos hacía viajar pues ante Burela o Ourense habríamos jugado en casa".

Y añade: "Será un partido especial para los dos equipos. Para ellas, porque juegan la semifinal ante su público y tratarán de clasificarse por vez primera para la final, y para nosotras porque una vez que llegas a estas alturas de competición haces todo lo posible por llegar a la final, y por otro lado porque ya llevamos unas cuantas, la última este mismo año, y queremos luchar por un título que se nos resiste. En la última década solo Burela y Ponte han ganado este título por lo que estar luchando ante ellos está muy bien".

Ante la posibilidad de repetir el derbi en la final Manolo Codeso se muestra encantado: "Ojalá, estaría encantado de poder vivir una jornada como de aquel día y por supuesto de nuevo en Ourense, aunque para ello antes tenemos que ganar los dos nuestros partidos. ¿Poio? En su casa será un rival complicado, ya no solo por su potencial como equipo si no además porque junto a la nuestra es la afición que más gente metemos y se trata de un pabellón pequeño".

El punto y seguido

Todo esto llega después de los partidos de la jornada que marcó el punto y seguido a la temporada ya que al menos en liga no habrá más partidos hasta el año que viene. El Envialia lo hizo después de sufrir la tercera derrota del curso (1-3 ante Alcorcón) en un partido en el que tuvo sus opciones, sobre todo en la primera mitad. El Burgas, por su parte, mantiene la racha y tras ganar a domicilio al Móstoles se asienta en las plazas de Copa de España, pues ya marcha en la sexta plaza igualado con el Envialia.