PÁDEL

Un ourensano en la élite del pádel

El rues Adrián Blanco, que disputa el World Pádel Tour, es uno de los destacados en el cuadro del Torneo Stores Persán

 

Adrián Blanco, durante uno de los torneos del World Pádel Tour.
Adrián Blanco, durante uno de los torneos del World Pádel Tour.
Un ourensano en la élite del pádel

Se ha codeado con los mejores jugadores de pádel del mundo. Todo apunta a que lo seguirá haciendo. Vive de ello. Y aunque su carrera le ha obligado a alejarse de sus raíces, es de A Rúa de Valdeorras de pura cepa. A sus 30 años, Adrián Blanco Antelo puede presumir de haber sido subcampeón de España en 2014 o de llegar al número 36 en el ránking del World Pádel Tour. Ahora, tras unos meses de baja, ocupa el lugar 64, pero afronta el 2018 con optimismo. Mañana hace su debut en el Torneo Stores Persan, en las instalaciones de Padelprix.

"No es muy habitual poder jugar cerca de casa. Aprovecho estas fechas festivas para volver a casa y disputar torneos que cuadren bien. Esta cita reúne a prácticamente todos los mejores jugadores gallegos. Junto a mi compañero Borja Yribarren nos proclamamos campeones gallegos hace tres semanas. En este caso no juego con él, pero vengo con ganas", señala Blanco.

Poco a poco el pádel ourensano va aumentando la calidad y cantidad de jugadores y torneos. Un cambio que no pasa desapercibido desde la élite. "Ourense es una de las provincias de España en la que más tardó en entrar con fuerza el pádel. Pero está creciendo, hay más jugadores y, al haber más competencia aumenta el nivel. Creo que hay potencial, porque siempre hubo tradición de tenis y el paso de un deporte a otro es muy natural", apunta el deportista de A Rúa.


Un neumotórax le obligó a parar varios meses, pero su regreso a la competición le valió el título gallego


Lo sabe bien. Fue su caso. Cuando se instaló en Ponferrada por estudios dio el paso y cambió la raqueta por la pala. "La falta de tiempo y los horarios influyeron y vi que podía tener una carrera en este deporte. El pádel engancha. Abarca casi todas las edades. Es importante la forma física, pero también influyen mucho la técnica y la táctica. Tienes similitudes con el tenis, pero en muchos aspectos se parecen menos de lo que la gente cree", destaca el jugador profesional.

Tras pasar por la capital del Bierzo, Valladolid, León o Madrid, un problema de salud le ha hecho volver a Ponferrada. "En agosto sufrí un neumotórax. Tuve que parar. El regreso fue este mes de diciembre en el Autonómico, aunque llevaba ya un mes entrenando. Ahora aprovecho estos torneos para recuperar el punto y acumular tiempo en la pista. Me recuperé bien".

Futuro ilusionante

En el horizonte, el inicio de la nueva temporada en el World Pádel Tour. Falta conocer el calendario definitivo pero arrancará entre finales de marzo y principios de abril. "Cambio de año y cambio de compañero. Formaré junto a Yribarren la primera pareja gallega del circuito. Me encuentro muy bien. Después de mi ausencia estos meses tengo aún más hambre y ganas. Creo que va a ser mi mejor año", destaca el ourensano.

Una de sus espinas clavadas, "ganar un partido de World Pádel Tour en Galicia. Este año en Coruña caímos en dieciseisavos". Objetivo, que la dupla gallega sea profeta en su tierra. Mientras, apura sus días en A Rúa. No hay mejor manera de recargar pilas que en casa. Eso se nota. Mañana debuta en el Torneo Persan. La oportunidad idónea para disfrutar de uno de los jugadores de la élite mundial.