CICLISMO

Un parque temático en el Campus

Más de 30 stands de empresas colaboradoras y organizaciones complementaron el menú de la Vuelta en Ourense

La comitiva de la Bicicleta Solidaria de Caja Rural.
La comitiva de la Bicicleta Solidaria de Caja Rural.
Un parque temático en el Campus

La caravana de La Vuelta no solo hizo parada en la ya más que reconocida Ribeira Sacra, uno de los grandes atractivos de la provincia de Ourense y punto de referencia sobre el que pivota el turismo.

Durante dos jornadas, primero en la explanada del Centro Comercial Carrefour y posteriormente en el entorno de la universidad de Ourense, justo al lado del Campus da Auga, los aficionados al mundo del ciclismo pudieron disfrutar de un completo parque en el que además de regalos, pudieron colaborar con causas sociales y solidarias.

En total más de 30 stands que desde antes de las 16:30 horas fueron acogiendo a curiosos y aficionados que por uno u otro motivo no pudieron estar presentes en la etapa. Para mitigar el dolor por la ausencia, una pantalla gigante que sirvió de referencia para seguir la victoria del corredor italiano del BMC, De Marchi.

En la acera, sentados y ocultándose de un sol que se resistía a marcharse como sí sucedió en los aledaños de la meta en Luintra, diversidad de opiniones sobre un triunfo italiano que "debería haber sido de un corredor español. Y si fuese Valverde, mucho mejor", comentaba una seguidora con el pack completo de obsequios de La Vuelta bajo el brazo.


Caja Rural, solidaria


Tras el triunfo transalpino, momento para la diversión. A cuentagotas, después de varias horas de diversión, el Campus se llenó hasta la bandera de seguidores, que no perdieron la oportunidad de sumar kilómetros solidarios en favor de Afaor en el Stand de Caja Rural. En total, se recorrieron 706 kilómetros para aportar 2.118 euros a la lucha contra el Alzheimer. O de competir por una victoria de etapa virtual en otra de las paradas, de conocer las bondades de Ourense 'A Provincia Termal', en un bonito stand en el epicentro del parque, de recargar energías con una selección de productos que no por conocidos dejan de ser un aperitivo sensacional.

Mención especial merece la presencia de la Policía Nacional con  varios de lo miembros de su unidad canina que utilizan a diario en su trabajo. Con amabilidad y cierta dosis de paciencia, recibieron con los brazos abiertos a los ourensanos, en su mayoría niños, que preguntaban e incluso buscaban acariciar a estos héroes de cuatro patas, protagonistas silenciosos de muchos rescates y trabajos realmente peligrosos.