FÚTBOL SALA

Producto local para Segunda B

El Sala Ourense confía en los jugadores de la casa para sacar adelante el proyecto y asentar al equipo en su regreso a las competiciones nacionales

<p></p>
<p></p>
Producto local para Segunda B

El Sala Ourense ya se prepara para que la ciudad vuelva a saborear las categorías nacionales de fútbol sala masculino. Será dos temporadas después, luego del regalo envenenado que había supuesto la participación en Segunda B gracias a la invitación de la Federación, y el peregrinaje por una Tercera División que se le resistió en la campaña 2016-17 pero que hizo suya en la 2017-18.

Ahora, ya por méritos deportivos, los capitalinos disfrutarán y harán disfrutar de un hábitat más natural para una afición acostumbrada hasta hace dos lustros a recrearse con la élite. "Como mínimo esta Segunda B es la categoría que Ourense se merece", afirma Kike García, que se sentará en el banquillo del Sala Ourense por tercera temporada consecutiva. "Esta Segunda B debe ser el punto de partida de algo mayor, pero con tiempo y con los pies en el suelo", destacó Víctor Sousa, el director deportivo.

El equipo ourensano se ha puesto manos a la obra. Inició el trabajo en Os Remedios con una línea continuista en la plantilla y la apuesta por la gente de la casa, además del claro objetivo de la permanencia: "El proyecto de futuro es muy interesante pero en este momento la plantilla es joven y la categoría exigente por lo que no podemos pensar en otra cosa que luchar por la permanencia", reconoce el entrenador. Desde la dirección técnica, Sousa remarca que "tenemos la experiencia del anterior paso por esta categoría y todos nuestros esfuerzos se centrarán en no repetir lo de entonces. Tenemos un equipo con gente de la casa pero seguro que competirá de una manera muy digna".

El parte de bajas y altas es suficientemente clarificador. Dejan el equipo Guerra y Alex y los refuerzos son el ourensano Carlos Abadín, que procede del fútbol sala provincial aunque con experiencia en Segunda B y Tercera, y tres jugadores del filial, el ala-pívot Édgar, el ala-cierre Igor y el portero Brais. "Sabemos que la temporada no va a ser fácil pero todo el mundo está muy ilusionado. La idea es que el grupo de jugadores vaya ganando experiencia en la categoría para asentarse en la categoría", destaca Kike García.

"Sacando Guede, Tizón y Rubén los demás jugadores son jóvenes pero la base del equipo la mantenemos y confío en que el grupo crezca. Los más importantes los mantenemos y aunque ellos deben ser los que den el paso al frente los jóvenes ayudarán", añade el técnico.

Catorce jugadores (todavía está pendiente de cerrar la plantilla) trabajan ya a las órdenes de un cuerpo técnico dirigido por Kike García, que estará ayudado por Marcos López, el entrenador auxiliar y delegado, así como Luis Pampín, técnico del equipo filial en la Preferente.

"Tenemos por delante cinco semanas para llegar en forma a una liga que será muy bonita pero tremendamente exigente. En la liga el único objetivo es la permanencia, y después en la Copa Galicia ya pensamos en el Bembrive, que es el primer rival, y lo que pueda llegar bienvenido sea".


Stage en Manzaneda


El viernes, el Sala Ourense se desplaza a Manzaneda invitado por La Región para disfrutar de un stage de tres jornadas de duración.