FÚTBOL SALA

El reto más duro y el más bello del Cidade de As Burgas

El equipo ourensano, que vuelve a sus orígenes, afronta su octava participación en la élite nacional con la plantilla más bisoña pero cargada de ilusión

Las jugadoras y el cuerpo técnico del Burgas, ayer en Os Remedios. (BELAY)
Las jugadoras y el cuerpo técnico del Burgas, ayer en Os Remedios. (BELAY)
El reto más duro y el más bello del Cidade de As Burgas

El Cidade de As Burgas tiene por delante una temporada muy especial. Será la de la celebración del décimo aniversario de un club que ha ido haciéndose mayor a la misma velocidad que superaba cotas competitivas hasta rozar la gloria hace solo dos años. También será especial porque significa la vuelta del equipo a sus raíces al afrontar su octava participación entre la élite nacional con la plantilla más bisoña pero cargada de ilusión.

Y es que en la plantilla ourensana apenas quedan jugadoras del equipo que logró el subcampeonato hace apenas dos años. Ya no están las Nespereira, Vane Sotelo o Iria Saeta. Precisamente la máxima goleadora nacional los dos cursos más recientes fue la última de las estrellas en volar del conjunto blanquiverde.

Incluso amagó con dejarlo otra de las bases de este equipo y este club, el técnico Manolo Codeso, pero la sangría habría sido demasiado grande y decidió mantenerse como comandante desde el banquillo: "Tengo ganas de empezar la liga. Llevamos cinco semanas muy buenas de actividad y es momento de poner sobre la cancha el trabajo realizado", señala Codeso.

El entrenador habla de sus sensaciones y del grupo: "Personalmente estoy muy motivado y las jugadoras también lo están, los entrenamientos están siendo diferentes, queremos que esto empiece. ¿Objetivo? La meta histórica de este equipo siempre es la permanencia, y esta temporada con más motivos porque el bloque es muy diferente al de las últimas temporadas. Excepto Ana Lastra y Sonia Pacios las demás son jugadoras que o bien no tenían un rol demasiado importante en el equipo o ninguna experiencia en Primera".

Con todo ello es normal que Manolo Codeso hable de que su equipo está "ante el cambio más duro y la temporada más difícil, pero es un reto muy motivador. Significa volver a los orígenes, con jugadoras en edad de aprendizaje que van a tener que esforzarse mucho para aportar en la élite. No sé como saldrá pero el equipo está comprometido al cien por cien y con la intención de suplir las carencias con una dosis extra de trabajo". A partir de mañana se saldrá de dudas.

El técnico

Manolo Codeso habla de su equipo y de los rivales en la lucha por la permanencia. "El bloque es diferente y el estilo de juego también lo será. Con Nespereira jugábamos de una forma, con Vane Sotelo de  otra y el año pasado con Iria más de lo mismo, y en todos los casos salió bien, por eso ahora no hay que pensar en que vaya a salir mal, con mucho trabajo pero tengo confianza en este grupo. Ana y Sonia serán la base del equipo, María Arias tendrá un rol destacadísimo, Clara será una jugadora que también tiene que dar un paso adelante y gozará de muchos minutos, y otras jóvenes como Amelia y Canolich darán mucho que hablar, probablemente no esta temporada, pero sí en pocos años. ¿Los rivales? Estaremos en un grupo luchando con los tres ascendidos (Cádiz, Guadalcacín y Soto), y habrá que meter a Leganés, Majadahonda y UCAM Murcia".