FÚTBOL | PREFERENTE SUR

Toño, portero de emergencia

El capitán del Bande se tuvo que colocar bajos los palos en el partido contra el Caselas por la lesión de Berto, además detuvo un penalti en el minuto 93

Toño Nespereira, jugador del Bande, con el puente romano como testigo.
Toño Nespereira, jugador del Bande, con el puente romano como testigo.
Toño, portero de emergencia

El centrocampista y capitán del Bande, Toño Nespereira (Ourense, 1990), se convirtió en el héroe de su equipo al detener un penalti en el último minuto en el encuentro contra el Caselas.

La lesión de Berto antes del descanso y el hecho de no tener portero suplente (Piollo estaba sancionado) provocó que el mediocentro del conjunto blanquivioleta se tuviera que poner los guantes y defender la portería banduense durante toda la segunda parte.

¿Había jugado con anterioridad como guardameta?

En la liga universitaria ya había disputado varios partidos como portero. Además, cuando juego algún maratón de fútbol 7 me gusta ponerme bajo los palos. Eso sí, hasta el domingo nunca había jugado como portero en un partido oficial.

Tras lesionarse Berto, ¿por qué fue usted quien se puso en la portería?

No teníamos portero suplente e Iván me preguntó en el descanso si quería ponerme yo. En los entrenamientos suelo colocarme los guantes ante de empezar las sesiones y la verdad es no se me da mal de todo. Acepté sin problema.

Minuto 93 de partido y penalti en contra. ¿Qué pensó en ese momento?

Pues que el gran trabajo que había hecho el equipo remontando el encuentro podía quedar en nada. La verdad es que no estaba nervioso, sabía que si me metían el penalti era lo normal, si fuera yo el que tuviera que lanzar una pena máxima en el descuento seguro que estaba mucho más nervioso. El único miedo que tenía era el de fallar en una jugada fácil, pero siendo un penalti... Sabía que no tenía nada que perder.

¿Cómo adivinó el lado al que le iba a lanzar el delantero del Caselas?

Cuando estaba bajo los palos me fijé hacia donde estaba mirando el lanzador y pude observar que estaba mirando fijamente hacia el lado izquierdo, por lo que pensé que seguro que lo estaba haciendo para engañarme, así que decidí tirarme al lado derecho. Por suerte, pude parar ese penalti y conseguir que los tres puntos se fueran para Bande.

¿Cree que el hecho de ser el encargado de lanzar los penaltis te pudo ayudarlo a parar la pena máxima en Caselas?

Pues yo creo que sí, porque sé como piensa un jugador que va tirar un penalti. Aunque sinceramente considero que lo que más me benefició fue que en el último entrenamiento mis compañeros me lanzaron 50 penaltis, y eso me dio confianza para afrontar una situación tan diferente para mí. Ahora bien, reconozco que tuve suerte.

Además de detener un penalti, ¿tuvo que intervenir más veces?

La verdad es que saqué una buena mano a un disparo que me hicieron desde dentro del área. Además, hice un par de despejes en dos faltas laterales.

¿Cómo fue el gol que encajó?

Un córner que se fue cerrando y que se acabó colando por el primer palo. En el siguiente saque de esquina en contra que tuvimos ya coloqué allí un defensa para que despejara el balón.

Después de la experiencia del pasado domingo. ¿Le gustaría repetir como portero?

La verdad es que sí, es más, te puedo decir que en un futuro me gustaría jugar una temporada completa como portero, aunque sea en una categoría más baja. Tengo curiosidad por saber qué se siente jugando en la posición más retrasada del equipo. Si fallo como centrocampista no pasada nada, pero si lo hago como portero puede ser un gol.

Centrándonos más en la actualidad del Bande. ¿En qué situación se encuentra el equipo?

Creo que ahora estamos en un buen momento, tuvimos un pequeño bajón hace un mes, pero en estos momentos ya estamos totalmente recuperados. Estamos siendo competitivos en todos los encuentros y eso es muy importante para que sigamos creciendo partido a partido.

Después de 13 jornadas están a dos puntos del ascenso, ¿cuál es el objetivo del equipo?

La Preferente es una categoría muy complicada e igualada, nuestra meta tiene que ser llegar a los últimos ocho o diez partidos en los puestos de arriba. El objetivo lo acaba poniendo la clasificación. Tardamos tres temporadas en conseguir el ascenso a Preferente, por lo que no debemos de obsesionarnos con el salto de categoría, lo importante es ir mejorando el bloque año a año.

Ya para finalizar, nos podía comentar ¿cómo es estar a la órdenes Iván González?

Cumplo la segunda campaña con él, y no puedo decir nada más que cosas buenas, es un entrenador que se preocupa mucho por el jugador, siempre está encima nuestra. Es un apasionado del fútbol y eso es algo que nos transmite día a día. Sé que mucha gente se sorprende por las cosas que hace en el campo, pero él las realiza para quitarnos presión y que todo el mundo se centre en él. Es un buen técnico, pero aún es mejor persona.

“Quiero volver a Tercera’’

Con tan sólo diecisiete años, Toño debutó en Tercera División, lo hizo con el desaparecido Ourense B hace casi diez años. "Yo jugaba en los juveniles que dirigía Antonio Dacosta y Romero me llamó para jugar con el filial contra el Villalonga porque no tenían jugadores, me acuerdo que lancé una falta a la cruceta", rememora el capitán banduense.

Por motivos de estudios no podía entrenar regularmente en Ourense. "Me fui a estudiar a Lugo y me era imposible compatibilizarlo con los entrenamientos, el Vilariño me dijo si quería echarles una mano y no lo dudé, la verdad es que tengo un muy buen recuerdo de ese club", asegura Toño.

Antes de recalar en el Bande, militó en el Arenteiro y en el Lemos. La reunión con el presidente banduense, José Antonio Armada, hizo que Toño se decantase por el Bande: "Me convenció desde el primer momento, el proyecto que me presentó me pareció muy interesante. El "presi" es un enamorado del fútbol y tanto él como la junta directiva nos tratan muy bien, espero que en un futuro podamos culminar aquel proyecto con el ascenso a Tercera, donde quiero volver a jugar".