FÚTBOL LOCAL

Valenzá y Vilariño respiran

Su última victoria en liga le otorga a ambos equipos un balón de oxígeno vital en la lucha por mantener la categoría

Viola, del Valenzá, intenta controlar el balón ante varios jugadores del Cortegada. (I. DACAL)
Viola, del Valenzá, intenta controlar el balón ante varios jugadores del Cortegada. (I. DACAL)
Valenzá y Vilariño respiran

Los cinco partidos que completaron la jornada 15 y que pusieron la liga al día provocaron algunos cambios significativos en los dos extremos de la tabla.

El Valenzá se reencontró con una victoria que le ayudó a cicatrizar la profunda herida que generó el 1-10 ante el Polígono y le permitió escapar de la zona de descenso ganando en el campo del Cortegada, un rival directo en la infatigable lucha por la permanencia.

De todas maneras, ambos equipos deberán mejorar bastante en su juego si pretenden seguir un año más en Primera Galicia.

El equipo de Guillermo González logró su quinto triunfo a domicilio y el segundo de manera consecutiva. En sus seis visitas al Manuel Meijón obtuvo tres victorias e igual cantidad de empates lo que convierte ese feudo en su verdadero talismán.

El Cortegada dejó escapar una gran ocasión después de venir de tres jornadas sin perder y tras un sorprendente triunfo ante el Verín. De esta manera, el conjunto de Ismael Fernández ha quedado a seis puntos de la salvación en función de los arrastres de Preferente.

Un triunfo oportuno

El Vilariño no conseguía ganar desde que Chuchi Hidalgo cogió las riendas de un equipo que ante el Monterrei puso fin a cuatro jornadas sin conocer la victoria.

Los tres puntos volvieron a quedarse en el campo de O Medo, donde afrontó este importante partido en cuadro y sin portero al estar sancionado Marcos Prada. El equipo de Chuchi Hidalgó saboreó la primera victoria del legado del nuevo entrenador, metiendo puntos de ventaja al descenso.

Con este triunfo en casa el Vilariño vuelve a dominar el historial en los siete enfrentamientos ante el Monterrei con tres éxitos, dos empates y dos derrotas.

El domingo, a partir de las 11:45 horas, el Vilariño recibe al Maside. El motivo de jugar por la mañana según el técnico Chuchi Hidalgo "es para poder juntar al menos a 12 jugadores", debido a los problemas laborales de diferentes jugadores y los lesionados que tienen en O Medo.