FÚTBOL | TERCERA

Xinzo, el talismán del Ourense CF

El joven delantero del equipo dirigido por Fran Justo, que lleva en el equipo desde los cinco años, marcó tres goles en los últimos dos partidos de liga

El delantero Pablo Nogueiras  "Xinzo", ayer en el entreno de su equipo en el campo de Oira.
El delantero Pablo Nogueiras "Xinzo", ayer en el entreno de su equipo en el campo de Oira.
Xinzo, el talismán del Ourense CF

Si hay un jugador fiel a unos colores ese no es otro que Pablo Nogueiras Miranda. Un chavalín que con solo cinco años llegó a los prebenjamines del Ourense CF y que ahora, con 21 años, saborea la Tercera División. Un sueño para él.

Aunque para identificarlo en el mundo del fútbol hay que nombrarle como Xinzo. Así se le conoce desde que en el equipo benjamín había cuatro Pablos, por lo que el entrenador decidió llamarle Xinzo, de donde es originario y hasta hoy. Aunque él matiza que "realmente soy de Castelaos, en Vilar de Santos, pero lo de Xinzo está bien".

Pese a su juventud, lleva 16 temporadas en el equipo que preside Camilo Díaz. Un jugador que lleva la humildad como bandera, para muestra lo que contesta cuando le decimos que se defina: "No te sabría decir, yo juego donde me mande el entrenador, lo tengo hecho lateral derecho o izquierdo, interior y ahora juego arriba, me da igual". A mayores , no quiere tener un minuto libre. Está preparando oposiciones, trabaja repartiendo pizzas y además lo compagina con el mundo del fútbol. Como se suele decir, un parto bien aprovechado.

Además, en el tramo final de la pasada temporada se convirtió en protagonista de su equipo. "Estábamos peleando por ascender y tuve la suerte de marcar en el penúltimo partido en Valladares y el gol que nos dio el ascenso en casa ante el Gondomar". Y sigue sin darse la mayor importancia: "sí, fueron dos goles muy importantes, pero solo dos goles más".

Reconoce Pablo que desde sus comienzos solo pensaba en llegar algún día al primer equipo y al final lo consiguió. "Cuando eres un chaval y vas a entrenar siempre veía a los mayores y piensas que a ver si algún día tu también puedes llegar al primer equipo, yo tuve la suerte de conseguirlo" .


Trabajo, trabajo y más trabajo


Ahora una vez conseguido, intentar mantenerse en una plantilla con mucho nivel y competencia. "Yo lo tengo muy claro. Para mí era un ilusión muy grande poder quedarme en el equipo y en Tercera. Sabía desde el principo que iba tener muy complicado jugar, pero preferí seguir en el equipo entrenando duro, poniéndoselo muy difícil al técnico y esperando mi oportunidad y cuando te la dan, tener suerte y saber aprovecharla".

Y así fue. Durante la temporada participó en 17 partidos, entrando siempre desde el banquillo. Pero la pasada semana en Boiro le llegó la oportunidad. Por primera vez salió en el once titular y no lo desaprovecho. "No me puse nervioso, todo lo contrario. Me dije, por fin llegó mi oportunidad y la tengo que aprovechar. Tuve suerte y marqué dos goles". Lo que le valió para repetir en el once ante el Barbadás y de nuevo otro golito, el cuarto esta temporada, pero él como si nada, "son cosas del fútbol. A ver si sigue la racha". Sin más. Un Xinzo que hasta mirando al futuro mantiene la humildad: "Uno siempre quiere llegar lo más arriba posible, pero por ahora está bien, aún me queda mucho que aprender".