FÚTBOL EUROPEO

Athletic, Real Sociedad y Villareal, a dieciseisavos de la Europa League

Además, a esta representación española, se une el Atlético de Madrid tras quedar eliminador de la Champions League

William José celebra el único tanto del equipo de Eusebio Sacristán en Anoeta.
William José celebra el único tanto del equipo de Eusebio Sacristán en Anoeta.
Athletic, Real Sociedad y Villareal, a dieciseisavos de la Europa League

El Athletic, que ganó en Ucrania al Zorya y fue campeón de grupo, el Marsella, el Estrella Roja, el AEK Atenas, el Copenhague, el Astana, el Ludogorets y el Lokomotiv Moscú, ocuparon las ocho vacantes pendientes en la última jornada de la fase de grupos para configurar el cartel de participantes de los dieciseisavos de final del torneo.

Estos equipos se unen al Villarreal, Dínamo Kiev, Partizan, Braga, Milan, Atalanta, Lyon, Steaua Bucarest, Viktoria Plzen, Arsenal, Salzburgo, Östersund, Lazio, Niza, Zenit San Petersburgo y Real Sociedad, que aseguraron con antelación su supervivencia en Europa.

A los veinticuatro supervivientes de la fase de grupos se unirán los ocho terceros clasificados de la Liga de Campeones: el Atlético Madrid, el Nápoles, el Celtic, el Borussia Dortmund, el CSKA Moscú, Sporting Lisboa, Leipzig y Spartak y quedarán configuradas, tras el sorteo del próximo lunes, las eliminatorias de dieciseisavos de final de la Liga Europa.

El Athletic, uno de los que tenía aún en el aire la continuidad continental, ganó en Ucrania al Zorya (0-2) con los tantos de Aritz Aduriz y de Raúl García en la segunda parte, y consiguieron su objetivo como primeros de grupo beneficiados por el empate del Ostersund sueco en Berlín, frente el Hertha (1-1).

El Villarreal cerró con una derrota por 0-1 un intrascendente partido ante el Maccabi de Tel Aviv con el que se cerraba la fase de grupos de la Liga Europa y que el conjunto español afrontó ya clasificado como primero de grupo ante un rival sin opciones clasificatorias.

En el inicio de partido mandó el Maccabi frente un Villarreal repleto de canteranos a los que les costaba recuperar el balón ante la superioridad física del Maccabi, que obligó a Barbosa a despejar con apuros a los cinco minutos un balón de Babin.