EUROPA LEAGUE

El Celta se cita con la historia

El Celta aspira a eliminar al equipo belga para meterse en la primera semifinal europea de su historia (21:05, Bein)

Los jugadores del Celta de Vigo, durante el entrenamiento del equipo en Genk, Bélgica
Los jugadores del Celta de Vigo, durante el entrenamiento del equipo en Genk, Bélgica
El Celta se cita con la historia

Después de los cuatro cuartos, llegan las campanadas. El Celta tratará de trasladar tal axioma relojero en fin de año a la competición continental eliminando al Genk belga para meterse, por primera vez en su historia, en unas semifinales europeas, en este caso de la Liga Europa. En las tres ocasiones anteriores –Copa de la UEFA 98/99, 99/00 y 00/01–, la antepenúltima ronda fue el techo celeste. Hoy, puede quebrarse.

Invita a un ligero optimismo el marcador del encuentro de ida de hace una semana en Balaídos, ese 3-2 que de aquella se antojó corto para los merecimientos del equipo pero que, al menos, da la ventaja al equipo vigués de que hoy le valdrá, además de otra victoria, también cualquier empate. Una ventaja con trampa, ya que el Celta no es un equipo que sepa especular con el marcador y por eso Eduardo Berizzo, entrenador celeste, y sus jugadores han reiterado en los días previos que plantearán el partido para ganar.

Ante tal tesitura y ya comprobado hace una semana de qué pie cojea el Genk –un equipo pensado para atacar con serias lagunas en defensa pero con desparpajo y calidad en punta–, todo hace presagiar otro encuentro eléctrico, como resultó especialmente la primera mitad del choque de ida. Por los planteamientos prometidos por ambos equipos, es más que probable que se vean goles en las dos porterías, aunque en momentos clave el Celta debería hacer valer la mayor experiencia de sus jugadores.

No se esperan sorpresas en ninguno de los dos contendientes. La idea es ir de cara empezando por los onces iniciales, que serán muy parecidos, si no iguales, a los de la ida. En el caso celeste, Eduardo Berizzo ya dejó clarísimas sus intenciones el pasado domingo en Granada, poniendo sobre el césped a diez jugadores de campo que no habían sido titulares en la ida ante el Genk. Lo normal es que hoy regresen esos elegidos de hace siete días, aunque se abre la posibilidad de que en defensa el técnico celeste cambie en el centro de la defensa la finura en la circulación de Andreu Fontás por la mayor contundencia de Facundo Roncaglia. El resto, lo esperado. Sergio en portería; con Hugo Mallo, Cabral y Jonny en defensa; Radoja, Pablo Hernández y Wass en el centro del campo –con Marcelo Díaz y Jozabed como recambios en el banquillo–; y el tridente goleador de la ida en punta: Iago Aspas, Guidetti y Pione Sisto –con Beauvue esperando su oportunidad en el banco–.

También se espera que Albert Stuivenberg tire de lo conocido. Por lo tanto, habrá que andar con cuidado con el póker ofensivo formado por Boëtius, el sevillano Pozuelo, Trossard –una pesadilla en la ida– y Samatta. En juego están unas semifinales europeas inéditas para ambos. Noche histórica.n