El Deportivo lava su imagen pero solo suma un punto

Los blanquiazules consiguieron un escaso botín ante el Villarreal en su pelea por evitar el descenso (1-1)

Lucas Pérez pelea el balón ante Bailly. (EFE)
Lucas Pérez pelea el balón ante Bailly. (EFE)
El Deportivo lava su imagen pero solo suma un punto

El Deportivo lavó la imagen que había dejado en Elche el miércoles, pero sumó un punto (1-1) escaso en su objetivo de salir de las posiciones de descenso y alargó a trece la serie de partidos sin ganar, igual que su rival, el Villarreal, que acusó las bajas, -a las que agrega la de Eric Bailly-, y acumula nueve jornadas sin lograr el triunfo.

El punto supo mejor al 'submarino amarillo', que mantiene la ventaja con el Athletic de Bilbao, que al equipo coruñés, que estaba obligado a ganar y, a pesar de puntuar, continúa en una situación muy complicada a falta de tres partidos, el último en el Camp Nou.

La actitud del Deportivo en el arranque del encuentro, la intensidad en el césped, poco tuvo que ver con la imagen impropia de futbolistas profesionales, como dijeron los propios jugadores, que habían dejado los blanquiazules el miércoles en Elche (4-0).

Víctor Sánchez del Amo apostó de inicio por cuatro laterales en el once, dos de ellos como extremos, y el equipo salió a por el Villarreal, que la pifió en defensa en los primeros minutos, aunque el Deportivo no lo aprovechó.

Riera, tras un error de Víctor Ruiz, tuvo la primera cuando ni siquiera se había cumplido el medio minuto de partido, y eso que había sacado de centro el Villarreal, pero el central se repuso y el balón acabó en las manos de Juan Carlos, que suplió la baja de Sergio Asenjo bajo palos.

El Deportivo ganó confianza y el delantero volvió a repetir ataque a los cuatro minutos cuando recogió en el área una gran asistencia de Lucas Pérez que le dejó solo ante el portero del Villarreal, quien tapó bien el remate y desvió a saque de esquina.

Desde ahí, Lucas Pérez intentó el gol olímpico y obligó a Juan Carlos a lucir los guantes por tercera vez cuando el cronómetro aún estaba en el quinto minuto.

El torbellino del Deportivo se calmó después del inicio explosivo y el Villarreal, que se apoyó en transiciones rápidas en ataque, fue a más, pero cayó una y otra vez en fuera de juego y, cuando no, se estrelló con el muro defensivo del equipo coruñés, más sólido que en Elche.

El conjunto castellonense apenas inquietó a los locales hasta el descanso, ni siquiera llegó a disparar a portería, pero en la reanudación encontró el gol en su primer intento, a los tres minutos, con una vaselina de Jaume Costa desde la frontal del área que cogió adelantado y desprevenido a Fabricio.

El centrocampista recogió en el banquillo la camiseta de Asenjo para dedicarle el tanto que dio al Villarreal ventaja en el marcador solo unos segundos, los que tardó Borges en recibir el balón en la media luna y engañar a Juan Carlos con un disparo que se envenenó después de tocar en Víctor Ruiz.

Marcelino apostó por la entrada de Luciano Vietto y el argentino encendió rápidamente la mecha en el ataque del Villarreal con una acción individual que acabó en las manos de Fabricio.

El Deportivo tardó diez minutos en responder con una jugada que nació de las botas de Laure, entonado en su vuelta al once, y que concluyó con un disparo lejano de Lucas Pérez, al que había marcado Bailly, quien se lesionó en la siguiente acción del partido.

El equipo coruñés intentó completar la remontada, consciente de lo mucho que necesitaba reencontrarse con la victoria, pero sus incursiones en el área del Villarreal fueron a la desesperada y sin pegada, y todos los jugadores blanquiazules acabaron en el suelo, decepcionados por un resultado que le deja en una situación delicada.