CASO FIFA

El Ministro de Deporte griego dice que el dinero en el fútbol creó "clima de corrupción"

Siete altos cargos de la FIFA, entre ellos dos vicepresidentes, fueron detenidos el miércoles en la ciudad suiza de Zúrich a instancias de la Justicia suiza por varios delitos

El Ministro de Deporte griego dice que el dinero en el fútbol creó "clima de corrupción"

El ministro adjunto de Deporte griego, Stavros Kondonís, afirmó hoy que las grandes cantidades de dinero que mueve el fútbol han creado un "clima de corrupción absoluta", en referencia a las detenciones recientes de altos cargos de la FIFA.

"La comercialización galopante y las cantidades de dinero que se invierten en el fútbol entre patrocinadores, empresas y otros han creado un clima de corrupción absoluta no solo a nivel nacional, sino también al internacional", aseveró Kondonís en declaraciones a la radio helena Alfa.

En opinión del ministro, se trata de un dinero que, "por desgracia", no se invierte en beneficio del propio deporte, sino que se usa para aumentar el "lujo" en el que viven algunas personas situadas en los puestos directivos.

Siete altos cargos de la FIFA, entre ellos dos vicepresidentes, fueron detenidos el miércoles en la ciudad suiza de Zúrich a instancias de la Justicia suiza y estadounidense por presunto fraude masivo y blanqueo de dinero.

Asimismo, Kondonís aclaró que la solución no pasa por detener las inversiones, sino por poner coto a las mismas.

"No estamos diciendo que no tenga que haber inversores en el fútbol y es evidente que nadie invierte su dinero para perderlo, pero sí tiene que haber unas normas", sentenció.

Kondonís detalló que en la próxima reunión informal de ministros de Deporte de la Unión Europea (UE) insistirá para que se cree un marco comunitario que delimite los derechos y obligaciones de las federaciones internacionales como la UEFA y la FIFA.

"Es necesario que sea la UE quien ponga las reglas", añadió el ministro de Deporte griego, quien se quejó de que estos organismos internacionales puedan interferir en las leyes impulsadas por los parlamentos nacionales.

Así, recordó las dificultades que tuvo el Ejecutivo heleno para aprobar, a principios de mes, la ley con la que pretende poner fin a la violencia y la corrupción en el fútbol mediante el aumento de los controles de acceso a los estadios y de la transparencia en las comisiones disciplinarias.

Cuando el Gobierno presentó el proyecto de ley, la Federación Griega de Fútbol (EPO) se opuso al borrador al considerar que restaba autonomía a la federación, por lo que pidió la intervención de la UEFA y la FIFA, ante lo que sendas federaciones amenazaron al Gobierno con expulsar a todos los equipos griegos y a la selección de los campeonatos internacionales.