La economía española avanza con un sólido crecimiento

A pesar de las controversias que existen sobre si España ha salido finalmente de la crisis después de una década de vaivenes financieros y económicos, de medidas y restricciones, especialmente para sus clases media y baja, hay evidencias de un crecimiento sostenido de la economía, cuyos beneficios recaen directamente sobre la población.

La economía española avanza con un sólido crecimiento

Atrás parecen haber quedado los días de angustia económica, de recesión, la explosión de la burbuja inmobiliaria, la crisis bancaria, el aumento de las cifras de desempleo, los desahuciados, la inflación, y, en general, de las desgracias que significaron para España la crisis que comenzó en 2008, precedida por la debacle de los mercados financieros internacionales en 2007.

Algunos indicadores ya muestran cifras positivas:

  • En materia de competitividad, referida a la producción y a la revalorización de las negociaciones
  • El saneamiento del sector financiero, traducido en mayor transparencia, ajustes e imposiciones que demandan otros sectores, así como a las provisiones y exceso de capitales superiores a los que exigen los marcos regulatorios
  • El crecimiento de la confianza, tan importante para cualquier economía
  • El final de la inestabilidad política.

Un conjunto de acciones para recuperar la economía

Los signos de mejora económica son palpables al producirse una espiral en el que intervienen el Estado, mediante la promoción de bajos intereses para acceder a créditos que incentiven la producción y la reactivación de sectores pequeños y medianos que participan de la economía, al tiempo que los bajos intereses permiten la disponibilidad de recursos para aumentar el consumo, el ahorro y la inversión.

Esta activación va a producir un incremento de la inversión en sectores que a la vez promoverán actividades que generen empleos y recursos; al aumentar la inversión, remonta la producción de dinero. Con estos dos elementos consolidándose en la economía (empleos y recursos) se estimula el consumo y el ahorro, el cual estará favoreciendo al sector financiero con lo cual se retorna al inicio del círculo con los créditos que van a generar más inversión, empleos y consumo. 

Justamente es lo que ha venido ocurriendo en la economía española, una vez superada tanto la crisis de 2008, como la segunda recesión económica que sufrió el país en 2011-2013, y comenzó a experimentarse un aumento tímido de la economía de 0,1%.

Con respecto a las regulaciones AEVM de la Autoridad Europea de Valores y Mercados (ESMA, por sus siglas en inglés), éstas tuvieron un impacto en el mercado financiero debido a su papel supervisor:

  • Buscando garantizar que existan prácticas y procedimientos que den respuesta a los sectores afectados
  • Evitando que surjan nuevas condiciones que pongan en riesgo nuevamente el sistema financiero
  • Cuidando que exista un desarrollo de prácticas semejantes en todos los países de la Unión Europea

Este conjunto de elementos le significó a España, por un lado, la protección de los consumidores y usuarios del sector finanzas, y por el otro, la garantía de los beneficios de quienes participan en los planes de pensiones e inversiones. 

Algunos indicadores que dan cuenta del crecimiento de la economía española son:

  • La bajada del paro, cuyo record más alto se alcanzó en 2013 con un 27% de parados, ya a febrero febrero de 2018 llegó a 16,1%.
  • España ha pasado de tener un déficit de saldo exterior que rondaba el 10% del PIB, a un superávit de 2% en los últimos cuatro años, y con perspectivas de seguir manteniendo o de aumentar este porcentaje. 
  • Siguen en aumento las exportaciones de bienes y servicios y la composición del PIB, del cual estos rubros llegaban al 25% y ya han ascendido a más de 33% del PIB. 
  • Más de 50% de los ingresos económicos son del sector servicios, donde se incluyen consultorías en ingeniería, derecho, tecnología, entre otros, que, además se incluyen dentro de las exportaciones, y que crecen anualmente un 7%. 
  • El aumento del turismo también es otro indicador que inclina la balanza a favor de la economía, pues este rubro ha aumentado en los últimos años, y con él el gasto en productos y servicios asociados en esta área.
  • En general, ha habido un cambio en el consumo de los españoles que reflejan una mejora de la economía y que forma parte del círculo virtuoso surgido a raíz del aumento del poder adquisitivo, debido a la disminución del desempleo, baja en el paro y producción económica.  
  • Y visto desde esa perspectiva del consumidor final, se ha notado un aumento en las compras en línea, compra de vehículos, consumo de cerveza, uso del transporte público, entre otros.

Los entes de Economía españoles prevén que el crecimiento económico será sostenido durante los próximos años, y que se requieren de al menos dos años más de crecimiento que ronde el 3% para salir de la crisis, así como crear alrededor de medio millón de empleos por año para poder ostentar las cifras que tenía España antes de 2008.