Financia tu futuro: todo lo que debes saber acerca de los créditos personales

A la hora de acercarnos a cumplir nuestras metas o resolver un problema imprevisto que reviste cierta urgencia, un crédito personal puede ser una solución rápida y eficaz que quizás no estabas teniendo en cuenta. A pesar de que muchos suelen no tener en cuenta esta opción por considerarla para “expertos en economía y negocios”, eso no puede estar más alejado de la realidad. A continuación, te comentamos el paso a paso para solicitar un crédito personal y así acercarte a la tranquilidad económica y financiera que tanto estás anhelando.

Financia tu futuro: todo lo que debes saber acerca de los créditos personales

El futuro puede dejar de ser una abstracción ni bien te decidas a dar un paso en firme y modificar tu presente, sobre todo cuando en materia de economía y finanzas se trata. ¿Cansado de tu tedioso trabajo? ¿Ya no quieres esperar más para arreglar tu casa o cambiar de coche? A veces, simplemente basta con un pequeño empujón financiero que solucione todos esos malestares al instante. Los créditos personales están para cumplir esa función: resolver de manera eficaz y ágil lo que ya no puede esperar más, por lo que presta atención a la siguiente nota para saber toda la información que necesitas al respecto.

Créditos personales: algo mucho más común y sencillo de lo que piensas

En primer lugar, hay que aclarar que los créditos personales están lejos de ser algo para expertos en finanzas y negocios, así como tampoco “el último recurso” ante urgencias. Los créditos personales son un instrumento financiero que sirve para acelerar los tiempos y optimizar los resultados de distintos proyectos: ya sea la refacción del hogar, vacaciones a lo largo del mundo o empezar tu pequeña empresa personal, un crédito personal es la solución rápida a problemas de larga data. Sobre todo hoy, que puedes acceder a ellos vía online, tal como veremos más adelante. 

Hoy en día, muchas marcas reconocidas a nivel mundial nacen, se desarrollan y crecen gracias a los créditos personales, convirtiendo a antiguos oficinistas en sus propios jefes y, al mismo tiempo, creando nuevos puestos de empleo. Con la popularización de Internet, muchas empresas han visto en el inmenso territorio web las posibilidades para desarrollar materiales de innovación y nuevas ideas, muchas veces con costos más baratos que las típicas empresas del siglo XX o del siglo XIX. En una economía que empieza a tomar los ritmos del mundo online, los créditos personales también se han actualizado.

Créditos personales vs préstamos personales

Es común que aún hoy en día encuentres personas o artículos periodísticos que utilicen a ambos términos como sinónimos, pero en realidad eso es erróneo. Un préstamo personal es una operación financiera donde la firma prestataria otorga una cantidad fija de dinero a cambio de la devolución de la misma y los intereses devengados. En cambio, cuando hablamos de créditos personales, la firma crediticia otorga una suma de dinero sin la obligación de que sea utilizada en su totalidad. El solicitante del crédito dispondrá de la suma que quiera dentro de la cifra pactada, con el compromiso de devolver el dinero que se utilizó junto a los intereses generados por esa suma.

Como verás, a la hora de desarrollar un emprendimiento personal, los créditos personales suelen ser una excelente opción, ya que puedes disponer de una suma de dinero que te permita una mayor flexibilidad y margen de maniobra. De esta manera, no te atas a una suma fija de dinero, ni corres el riesgo de quedarte corto en tu cálculo previo. Para muchos analistas y economistas contemporáneos, los créditos personales son los mejores amigos de los pequeños emprendedores. Ahora que ya lo sabes, financia tu futuro hoy mismo. 

Pequeña guía para acceder a tu crédito personal 

Luego de esta breve introducción, te comentaremos qué debes hacer para acceder a un crédito personal a la vez que te brindaremos algunos consejos que te serán de gran ayuda. En primer lugar, ten en claro para qué necesitas este crédito y cual es tu situación financiera. El tener en claro cuál será el destino final del dinero solicitado te ayudará a ahorrar tiempo, optimizar rendimientos y evitar cometer errores que empeoren todo. En esa misma dirección, teniendo en cuenta para qué lo utilizas, sabrás cuándo podrás devolverlo: no es lo mismo si el crédito personal sirve para fundar tu proyecto personal que para arreglar tu vivienda.

Una vez que tienes bien en claro para qué quieres un crédito personal, empieza a investigar las distintas formas de acceder a uno: por un lado, encontrarás los organismos tradicionales como los bancos o algunos organismos públicos. Estos plantean una ventaja y una desventaja al mismo tiempo, ya que si bien suelen tener líneas de créditos personales que apuntan a desarrolladores y pequeños emprendedores, otorgándole facilidades a los mismos, también suelen ser más estrictos a la hora de pedir requisitos y dar una aprobación final. Si lo tuyo es de un carácter más urgente, quizás te convenga tener en cuenta otra opción.

Es allí cuando los créditos personales online ganan fuerza, ya que suelen trabajar con sumas de dinero más pequeñas -alrededor de los mil euros en promedio-, lo cual genera una mayor agilidad a la hora de acceder a estos créditos. Las normas a cumplir son más laxas y en cuestión de horas puedes disponer con ese dinero que no solo financiará tu futuro, sino que modificará tu presente de forma radical. 

Por eso, te aconsejamos paciencia y un poco de investigación previa antes de firmar cualquier acuerdo. Aprovecha las ventajas de la web y busca toda la información necesaria para poder sentir que estás tomando la decisión que más te conviene. Para ello, puedes comparar entre las distintas firmas crediticias y los distintos planes que cada una tiene para ofrecer, para así poder saber cuál es el tipo de crédito que mejor logra adaptarse a tus diferentes necesidades y expectativas. 

¿Qué requisitos debo cumplir para acceder a un crédito personal online?

Tal como hemos señalado anteriormente, los requisitos para acceder a un crédito personal online suelen ser menos rigurosos y más flexibles que los créditos tradicionales. Ahora bien, eso no significa que sea simplemente soplar y hacer botellas, hay algunas cuestiones que debes tener en cuenta. Además de ser mayor de edad de acuerdo a la ley donde solicites el crédito, también deberás acreditar que resides allí. Esto puede ser un impedimento para los inmigrantes que están esperando que salgan sus papeles o para los turistas, pero algunas empresas crediticias tienen apartados especiales para esos casos. Averigua bien al respecto y podrás ahorrar te varios problemas de antemano. 

Por otro lado, tienes que poder demostrar que posees una fuente de ingreso comprobable. Si bien siempre la mejor opción es un sueldo en un trabajo en blanco bajo relación de dependencia, existen otras variables como pueden ser los ingresos periódicos que recibe un trabajador independiente, las ayudas familiares que se puedan recibir o un trabajo informal. Al igual que con la residencia legal, hay firmas y empresas que pueden mostrar una mayor flexibilidad al respecto, por lo que antes de dar cualquier paso, chequea bien estos puntos si no posees recibos de sueldos.

Por último, y en relación con el punto anterior, la solvencia es vital a la hora de pedir un crédito personal, ya sea clásico u online. El no tener deudas con otras firmas o con empresas de servicios (telefonía celular, electricidad o tv por cable, por ejemplo) es algo que se valora de gran manera para acceder tanto a la suma de dinero solicitada como a beneficios especiales. 

Como habrás visto, un crédito personal no es algo tan lejano como parecía. Solo debes tomar las riendas de tu presente y empezar a financiar tu futuro. Después de todo, nadie más que tú va a poder hacerlo.