El negocio de los prestamos online

En la actualidad, la mayoría de los ciudadanos de clase media, algunos rozando la clase baja, subsistimos, por lo que  no tenemos ni para permitirnos una semana de vacaciones al año con nuestras familias, pues no conseguimos tener suficientes ahorros a lo largo de todo el año.

El negocio de los prestamos online

Simplemente vivimos al día porque carecemos de la capacidad económica para ahorrar, de ser precavidos y de poder hacer frente a los imprevistos, que desafortunadamente en la mayoría de los casos, siempre llegan en el peor momento. Cuando llegan las dificultades solemos recurrir a los familiares y amigos pero existen otro tipo de ayudas que veremos a continuación. 

Alrededor de este mercado, el de  los ciudadanos con limitaciones económicas, ha nacido un negocio para dar solución a estos problemas. Son las empresas que ofrecen prestamos personales  online o minicréditos. 

Y dijimos negocio, y así es. Es bueno recordar esto para no lanzarnos a criticar tipos de intereses que pueden resultar demasiado altos, pero que tienen su explicación. No estamos hablando de una ONG, por lo tanto todo tiene un precio, y a poco que lo analicemos, más que razonable.

Los bancos tradicionales han cerrado el grifo para todos estos ciudadanos de los que venimos hablando, por una sencilla razón, no son los suficientemente solventes, de ahí que necesiten el dinero. Bonita paradoja, ¿verdad? 

Estas agencias de prestamos online sí que ponen facilidades para otorgar un crédito, sin mucho papeleo ni demasiados requisitos, se puede hacer la operación con una simple llamada telefónica o tramitándolo a través de la red. El riesgo de que se produzcan impagos que asumen, evidentemente, es mucho mayor y de hecho afrontan muchos sin perder dinero. Por eso es un negocio, como cualquier otro, donde uno busca hacer dinero y sobre todo, no perder.

Aquí lo que ocurre es que uno sabe exactamente el dinero que pide y el que devuelve, y esa diferencia existente, sin contar con que también tiene gastos, como esos impagos de los que hablábamos, nos puede parecer excesiva.

Pongamos un ejemplo para aclarar ideas. Imaginemos que pedimos uno de esos minicréditos rápidos, uno de esos créditos online o préstamos urgentes que puedes encontrar en infinidad de páginas en internet. Si quieres profundizar en los datos, te sugerimos que visites el enlace referenciado que una comparativa de estos créditos, pues para el ejemplo vamos a utilizar cifras simbólicas que no se corresponden con ninguno en concreto.

Aclarado esto, sigamos imaginando que hemos pedido 200 euros y que al cabo de 3 años, cuando hemos terminado de devolverlo, resulta que la suma de todas las cuotas asciende a 400. Puede parecer excesivo y es una opinión muy respetable, pero como decíamos, esto es un negocio y se han tardado 3 años en conseguir 200 euros de beneficios sobre un capital igual. Es decir, en 3 años se ha conseguido doblar el capital.

Bien, analicemos pues ahora otro tipo de negocio sobre el que, en general, nos escandalizamos menos. En cualquiera de estas tiendas de ropa famosísimas, que se encuentran en todos los centros comerciales de nuestro territorio nacional y fuera de él, en muchos casos, encontramos camisetas en cuyas etiquetas marca, por ejemplo,  15 euros y nos parece totalmente aceptable. Nos vamos a casa satisfechos de nuestra compra y no le damos más vueltas al asunto. 

Pero lo que no sabemos, es que el costo real que ha supuesto el poner esa camiseta a la venta en esa tienda, desde su elaboración a su distribución y descontando todo los gastos, no asciende ni a 5 euros. Y además, el periodo transcurrido desde que se diseñó hasta que se adquirió por el comprador, no es mayor de 6 meses. Con lo cual, el margen de beneficios es tres veces mayor al coste inicial y en un periodo bastante corto.

Como dijimos al principio, las cifras son totalmente orientativas, pero sirven para aclararnos las ideas. La cuestión aquí más bien sería buscar el origen de nuestro problema, pues que el dinero se invierte para conseguir beneficios no es ninguna novedad.

En tiempos de crisis una ayuda económica

El problema es que estamos viviendo una crisis económica que está durando ya demasiados años y que además no parece que vaya a desparecer en un corto espacio de tiempo.  Debido a ella, nuestros sueldos han bajado aunque nuestra jornada laboral haya aumentado, mermando nuestra calidad de vida y nuestros recursos económicos. Y eso, no es como consecuencia de los bancos online, más bien al contrario, los bancos online son una consecuencia de nuestra precaria situación adquisitiva.

Terminaremos dando una buena noticia. Uno de estos bancos, como labor de promoción, está ofreciendo un prestamo de 200 euros gratis con creditomas selecionado por prestamosrapidosweb. Así que si te hayas en un apuro económico o has llegado hasta este artículo buscando la forma de conseguir afrontar un pago extra este mes, estos prestamos de 200 euros, sin interés alguno, pueden ser la solución.

El dinero siempre ha tenido y tendrá un precio. Estos prestamos web han nacido de una necesidad de la sociedad, como todos los modelos de negocio actuales, regidos por el sistema capitalista, donde impera la ley de la oferta y la demanda. Y la verdad es que, cuando recurrimos a ellos, suele ser en casos de rigurosa necesidad y pueden marcar la diferencia entre que puedas pagar la matrícula de la universidad de tu hijo o no. 

La reflexión debería ser mucho más profunda que condenar los tipos de interés y vislumbrar los acontecimientos de las últimas décadas que han llevado a nuestra sociedad a este estado, para enmendarlos en la medida de lo posible y, sobre todo, para no volver a cometerlos.

La regla para sacar beneficio de estos préstamos que nos pueden salvar de más de un apuro, es usarlos con inteligencia y sólo recurrir a ellos en caso de extrema necesidad. No son para gastos superfluos o para permitirnos un capricho, sino para situaciones económicas de emergencia que necesiten de una pronta respuesta.