ENTROIDIZATE

El de la careta puede ser Cepeda

La nueva careta que ofrece el Diario La Región es del artista ourensano que fue tan criticado como apoyado en Operación Triunfo

La careta del Entroido de Cepeda.
La careta del Entroido de Cepeda.
El de la careta puede ser Cepeda

Navidades pasadas. En una tienda de calzado de A Coruña un fulano cuarentón pide a la dependienta que le enseñe unos botines que ha visto en el escaparate. "Estos mismos aparecen en Operación Triunfo. Los lleva el chico tan mono de Ourense". La resuelta muchacha no parece dispuesta a dejar escapar la venta al apreciar un gesto de duda en el careto del cliente al probarse el calzado inspirado en las primitivas botas de fútbol. No se amilana ni cuando el tipo le responde con retranca que él no ve la tele y mucho menos "Operación Truño".

"Pues se llama Luis Cepeda y va a dar mucho que hablar. Además, vivió en A Coruña durante su etapa de estudiante y él también se crió sin ver televisión porque sus padres no quisieron..." El hombre queda descolocado ante el grado de conocimiento de la dependienta y se pira con los botines puestos antes de que se arranque a cantar. Es lo que le falta. En el tiempo que lleva atarse los cordones y comprobar que las botas no aprietan ha detallado que el chaval "tenía o tiene una novia guapísima y explosiva, Graciela Álvarez, que trabaja de periodista en Real Madrid Televisión, pero en la academia se ha encontrado con Aitana, que también tiene novio, y parece que se los dos se gustan..."  

Todavía no sabe que ella se habrá tenido que empollar todas las noticias sobre Cepeda que han escrito Paula Palomanes y Brais Iglesias en La Región. De otra manera resultaría imposible un conocimiento tan profundo sobre un rapaz que parece que tiene dotes para la canción ligera y del que se ha escrito mucho más sobre lo que canta de lo que él ha cantado. Todavía. Se dará cuenta un mes más tarde cuando le toque estudiar a él las andanzas de un personaje del que tuvo noticias de su existencia por unos botines y ahora le toca fabular sobre sus peripecias musicales y vitales.

Un catalán, un norcoreano, un americano, un portugués y un ourensano se verán las caretas en la "Terra da Chispa". Y no es un chiste. Es comprensible que Puigdemont, Kim Jong-un, Donald Trump y Cristiano Ronaldo estén agradecidos por la invitación de La Región para ser protagonistas de una fiesta irrepetible porque mientras en Ourense se celebra el Entroido en otros lados no pasan de carnaval, como sabe Cepeda, al que la careta le viene macanuda para pasar estas fechas desapercibido, siempre que sea capaz de no dar el cante, aunque no parece tan plasta como David Bustamente, uno de los triunfitos primigenios que también anda estos días con el corazón en aprietos por sentimientos dispersos.

Por no querer, dicen que Cepeda ni quería presentarse a concursos de televisión, pero ha pillado el tono y ya ha pasado por La Voz de Telecinco, alistándose en el equipo de Malú por "guapa" y ahora por Operación Triunfo de TVE. Al chaval, estudiante de clase media como la mayoría de los alumnos de Maristas –no se enfaden ni los 'paters' ni los rapaces porque hay famas difíciles de disimular hasta con máscara de chapón y ya se sabe que las habladurías están cargadas de mala leche–, le gustaba jugar al baloncesto. 

No tenía mala muñeca, pero tampoco estaba a la altura de su oído y de una familia con gran tradición musical. Y mientras estudiaba en A Coruña y después en Madrid para hacerse diseñador industrial, Cepeda entretenía las horas susurrando ese flamenquito con pellizco pop que tanto le gusta. El responsable de la residencia de estudiantes coruñesa llamó a Gayoso para que escuchase al ruiseñor ourensano, el incombustible presentador lo quiso llevar a Luar, pero se quedó con las ganas y con el candil sin apagar.

En cambio no se andaba con remilgos a la hora de atraer socios para la causa de Acnur, de la que fue comercial, en una suerte de tonada solidaria. Hoy habría cola para pagar la entrada. 

La última vez que estuvo de marcha por Vinos se dio cuenta de que no volvería a vivir una noche de copas con los amigos como las de antes de su paso por Operación Triunfo. Es lo que tiene que sitúen la careta con tu careto a la altura de Puigdemont, Kim Jong-un, Donald Trump y Cristiano Ronaldo. Hasta que a Cepeda se le encendió la bombilla, según confesó a un viejo amigo: "Quizá sí venga al Entroido porque con la careta nadie va a pensar que soy yo el que está detrás". 

En Ourense quizá podría funcionar la trampa porque los Cepedas serán comparsa, pero como vaya por A Coruña, hay una dependienta que le controla hasta las plantillas.