GOBIERNO

Ana María Botella, nueva secretaria de Estado de Seguridad

Sustituirá en el cargo a José Antonio Nieto y se convertirá en la número dos del Ministerio del Interior

Ana Botella
Ana Botella
Ana María Botella, nueva secretaria de Estado de Seguridad

La diputada socialista Ana María Botella Gómez será la secretaria de Estado de Seguridad, la número dos del Ministerio del Interior, según han informado fuentes socialistas.

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha elegido a Botella para hacerse cargo de las fuerzas de seguridad del Estado y sustituirá a José Antonio Nieto al frente de la Secretaría.

Vocal en la Comisión de Interior de la Cámara Baja, Botella tiene 60 años, es licenciada en Geografía e Historia por la Universidad de Valencia, diplomada en Comercio Exterior, Máster en Dirección y Gerencia Pública y Especialista Universitaria en Seguridad y Conflictos Internacionales, según figura en su ficha de la página web del Congreso.

Dentro de su actividad política, Botella fue concejal del Ayuntamiento de Valencia entre 2007 y 2010; delegada del Gobierno en la Comunidad Valenciana entre 2010 y 2011 y secretaria de Sectores Productivos y Empleo de la Comisión Ejecutiva Nacional del PSPV-PSOE.

De momento, es uno de los pocos nombres que se conocen dentro del equipo que diseña Grande-Marlaska y que, según el propio titular de Interior, está ya prácticamente cerrado.

Un equipo, ha dicho Marlaska en Onda Cero, que incluirá perfiles más políticos, como es el caso de Ana Botella, y más técnicos y relacionados con las fuerzas de seguridad y la propia judicatura.

Este miércoles, fuentes municipales dijeron que el ministro había ofrecido a Ángel Luis Ortiz González, actual responsable del gabinete jurídico del Ayuntamiento de Madrid, ser el próximo secretario general de Instituciones Penitenciarias.

Una designación que el titular de Interior no ha querido confirmar esta mañana al ser preguntado por ello en la citada emisora, donde tampoco ha confirmado otro nombre que había salido en algún medio, el de la comisaria Pilar Allúe como Directora Adjunta Operativa de la Policía (número dos del cuerpo), porque era muy pronto para decidir este cargo.