CRIMEN

Detenido un joven por el asesinato de un español en Londres

La Scotland Yard detuvo a un chico de 18 años por la muerte a puñaladas de David Martínez Valencia

El joven asesinado en Londres.
El joven asesinado en Londres.
Detenido un joven por el asesinato de un español en Londres

La Policía británica ha acusado al joven de 18 años Carlos Rueda Vélez del asesinato el pasado miércoles en Leyton, este de Londres, del español-colombiano David Martínez Valencia, informó este sábado en un comunicado.

La Policía Metropolitana de Londres (MET, también conocida como Scotland Yard) señala en su nota que Rueda, nacido el 22 de mayo de 2000 y cuya nacionalidad no se ha precisado, pasará esta misma tarde a disposición judicial.

La MET indica que el sospechoso estaba domiciliado en la calle North Birkbeck del barrio de Leyton, donde ocurrieron los hechos.

Aunque en su primer comunicado, emitido el jueves, los agentes dijeron que Martínez, de 26 años, tenía nacionalidad española, la agencia británica PA apunta este sábado que tenía doble nacionalidad española y colombiana.

El joven murió a las 17.10 GMT del 6 de marzo de heridas de cuchillo en North Birkbeck Road, después de haber visitado una vivienda cercana, indicó la Policía.

Los agentes y el Servicio de Ambulancias de Londres acudieron al lugar del suceso a las 16.26 GMT, tras recibir la voz de alarma, pero no pudieron salvar a la víctima.

Scotland Yard dijo inicialmente que "se cree que la víctima y el sospechoso se conocían" y descartó que el delito fuera un ajuste de cuentas entre bandas.

Actualmente continúan las labores de investigación y en breve se iniciará el examen postmortem.

La muerte del hispano-colombiano se suma a la oleada de crímenes con arma blanca que se registra en Londres y en general el Reino Unido, con unas quince víctimas mortales de ataques con cuchillo solo en la capital británica en lo que va de año.

En 2018, hubo un récord de homicidios con arma blanca en el Reino Unido, con un total de 135, sobre todo entre jóvenes, lo que llevó al Gobierno y al alcalde londinense, Sadiq Khan, a poner en marcha varias medidas y considerar la epidemia un problema de "salud pública".