SUPERACIÓN

Un estudiante de biomedicina que padece ceguera queda primero de su promoción

Francesc Ganau, de 22 años, se sacó el grado de Biomedicina en la Universidad de Lleida y ahora se está sacando un máster en Bioinformática en la Autónoma de Barcelona

Un estudiante de biomedicina que padece ceguera queda primero de su promoción

Francesc Ganau, de 22 años, sufre una ceguera genética que solo le permite tener un 5 % de visión y, pese a ello, ha quedado el primero de su promoción del grado de Biomedicina en la Universidad de Lleida (UdL). "Soy ciego. No puedo permitirme no formarme", ha dicho en una entrevista con Efe.

"Lo que me ha motivado a estudiar es la alternativa: si una persona que no es ciega ya lo tiene difícil, imagínate yo", reconoce el estudiante leridano, que cree que si no se formara lo tendría "muy difícil" para ganarse la vida.

Ganau padece el síndrome de Stargardt, una enfermedad ocular hereditaria que se caracteriza por una degeneración macular, y aunque nació con la visión perfecta, a los cuatro años empezó a perderla.

"En un año perdí un 90 por ciento de visión", recuerda Ganau, que puntualiza que el suyo es un caso muy severo porque habitualmente la enfermedad se empieza a desarrollar en la adolescencia y la pérdida de visión es menor.

Los avances en la investigación de la enfermedad reconoce que "van rápidos, aunque no tanto como desearíamos, porque aún no hay cura".

Ganau se reúne esta semana con el médico que le diagnosticó la enfermedad en 2008, en Nueva York, para hablar sobre los avances científicos alrededor del síndrome, una enfermedad rara que afecta a una de cada 10.000 personas.

El biomédico ha viajado esta semana a Estados Unidos para asistir a un congreso sobre biología celular en Filadelfia, pagado por la UdL como premio por su excelencia.

"Cuando entré en la universidad -recuerda- vi que había gente muy buena y que tendría que poner muchas horas y dedicación en el estudio", y afirma que siempre tuvo claro que si empezaba la carrera, la terminaría.

Ganau tarda siete veces más en leer un texto que una persona con la visión completa, por lo que el tiempo de estudio se le multiplica respecto al resto de estudiantes.

El recién licenciado en Biomedicina no tiene claro a qué se dedicará porque, aunque le gusta la investigación, también hay otras salidas profesionales que le interesan.

De momento, está estudiando un máster en Bioinformática en la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) y se plantea cursar un máster en el extranjero el año que viene para formarse y adquirir experiencia, ya que, según dice, se tendrá que acostumbrar a vivir fuera porque "la biomedicina no tiene mucha salida en España".

Tanto Ganau como su hermana han desarrollado la enfermedad aunque no hay antecedentes en su familia, pero el científico explica que sus padres eran portadores de un gen correcto y uno incorrecto, y ambos heredaron el par incorrecto.

"Los ciegos no podemos llevar una vida normal en Cataluña", lamenta, pero aún así comenta que llevan una vida que "está bien" y "mejor" que en otros sitios.

"Queda mucho por hacer, aunque asociaciones como la ONCE ayudan bastante", resalta el biomédico, que advierte de que "la gente no sabe cómo interactuar con las personas que no ven. No saben qué comentarios hacer, si ofenderán...".

Él apuesta por "romper" estas situaciones y, con sentido del humor, "destensar" el ambiente: "Si eres el primero en dar el paso, contribuyes a normalizarlo", concluye.