ANÁLISIS

El arbitraje: un medio rápido y barato para la solución de conflictos y las reclamaciones

En seis meses se puede dictar el laudo

El arbitraje: un medio rápido y barato para la solución de conflictos y las reclamaciones

La ley define el Sistema Arbitral de Consumo como el procedimiento extrajudicial de resolución de conflictos entre los consumidores y usuarios y los empresarios o profesionales a través del cual, sin formalidades especiales y con carácter vinculante y ejecutivo para ambas partes, se resuelven las reclamaciones de los consumidores y usuarios, siempre que el conflicto no verse sobre intoxicación, lesión o muerte o existan indicios racionales de delito.

Es un sistema rápido ya que en un máximo de seis meses tiene resultado el tema a tratar, dictado a través de un laudo. Además, es más económico que un conflicto laboral vía judicial ordinario porque es gratuito para las partes que sólo deben costear, en determinados supuestos, la práctica de peritajes.

También es un procedimiento eficaz, porque se resuelve mediante un laudo –resolución arbitral- de ejecución obligada, como si se tratara de una sentencia, sin necesidad de tener que recurrir a la vía judicial ordinaria y no existe límite máximo o mínimo para la cuantía reclamada.

En el caso de Galicia, el sistema de arbitraje de consumo esta gestionado por la Xunta de Galicia, donde usted podrá dirigirse para presentar su solicitud de reclamación y arbitraje. Una cuestión importante es que el arbitraje es de carácter voluntario, es decir, si un establecimiento no esta adherido no tiene la obligación de participar en el proceso ni existe mecanismo para obligarle a participar en el mismo.