CAFÉ DE REDACCIÓN

Los cambios de modelo y patrón de consumo, entre los retos del comercio

La Región y Abanca citan a los representantes de los colectivos comerciales de la provincia para analizar la situación del sector 

Luis Rivera, presidente del CCA Ourense Centro;  Gandhi Gil, gerente de negocios de Abanca; Noela Mares, gerente del CCA de O Carballiño; Santos Álvarez, presidente de la asociación de Empresarios y Comerciantes de Verín; José Ángel Rodicio, gerente de la Asociación de Empresarios y Comerciantes de Verin; Beatriz Gómez, presidenta de la Federación de Comercio; Lucía Prado, gerente del CCA de O Barco; Rubén Saavedra, director territorial de Abanca.
Luis Rivera, presidente del CCA Ourense Centro; Gandhi Gil, gerente de negocios de Abanca; Noela Mares, gerente del CCA de O Carballiño; Santos Álvarez, presidente de la asociación de Empresarios y Comerciantes de Verín; José Ángel Rodicio, gerente de la Asociación de Empresarios y Comerciantes de Verin; Beatriz Gómez, presidenta de la Federación de Comercio; Lucía Prado, gerente del CCA de O Barco; Rubén Saavedra, director territorial de Abanca.
Los cambios de modelo y patrón de consumo, entre los retos del comercio

El comercio ourensano es estratégico para sostener el tejido socioeconómico, pero tiene ante sí múltiples retos. La mayoría coinciden con los identificados en el resto de las provincias, pero también hay elementos distintivos en Ourense. Convertir las dificultades en oportunidades es una de las urgencias que tiene ante sí el sector. La Región y Abanca convocaron a los representantes de las asociaciones de comerciantes de Ourense para que pusiesen sobre la mesa sus inquietudes y reflexionasen sobre las alternativas y vías de solución. 

El incremento de ventas de comercio electrónico, la liberalización del sector, que permite hacer rebajas en cualquier época del año, la modernización de los establecimientos, la formación, la especialización o el relevo generacional son parte de esos desafíos y alguno de ellos fueron abordados en la el café de redacción de La Región y Abanca.

Beatriz Gómez, presidenta de la Federación de Comercio, mostró cierto pesimismo a la hora de identificar al sector porque “hay muchas inquietudes, tenemos el cambio climático que está afectando mucho a las campañas, tenemos la caída de la población que nos llevar a ser la tercera provincia más envejecida de Europa, tenemos el libertinaje de las rebajas y tenemos que implicar a la sociedad y a las instituciones para que se den cuenta que el comercio es el principal motor de esta provincia en empleo”.

Su primer análisis tuvo muchas coincidencias con la exposición hecha por sus colegas del resto de la provincia. Lucía Prado es gerente del Centro Comercial Abierto de O Barco de Valdeorras, un colectivo de cien tiendas de diferentes sectores. Subraya que intentan ponerse de acuerdo a la hora de hacer campañas, promociones o descuentos, pero también asume que “tenemos dificultades por la competencia desleal que nos ofrece por un lado internet, con 24 horas al día y siete días a la semana abiertos, y así es imposible competir”. Recuerda además que este año la campaña de primavera “ha sido terrible porque ha hecho mucho frío”, fiando el futuro a que “en las rebajas podamos compensar un poco esta pérdida por culpa del tiempo”.

También hubo intervenciones críticas con la actitud de los comerciantes. En ese caso destacó la visión de Luis Rivera, presidente del Centro Comercial Abierto Ourense Centro. En su opinión, “los comerciantes somos nuestro peor enemigo”. Razonó su opinión apoyándose en que “no hay vocación de unión, de vernos como un lobby y eso nos resta peso ante las instituciones o el poder financiero”. A la hora de analizar el sector, vio diferencias “entre el comerciante que no sale de su zona de confort y por lo tanto no se merece nada y el nuevo perfil de comerciante que se mueve bien en redes sociales, Internet y tienda física, y esos sí funcionan y salen adelante”. Rivera recuerda que “de nada vale la trayectoria que has tenido si no te pones al día o no te involucras con las nuevas tecnologías”. Tampoco perdió la oportunidad de hacer un llamamiento sobre la unidad del sector porque “la unión sería lo mejor”.

Noelia Mares es la gerente del Centro Comercial Abierto de O Carballiño, un colectivo que también ve con pesadumbre la competencia del comercio electrónico, por ejemplo. Reconoce que “hai reticencia á hora de apostar polas novas tecnoloxías”, si bien subrayó que “para o pequeno comercio adaptarse ás novas tecnoloxías é o que máis lles bota para atrás”. Recordó que “hai comerciantes que non queren porque xa non teñen nin idea nin entenden nada pero sí hai outra xente que sí está interesada nese aspecto de venta e lle bota para atrás a inversión para estar ben posicionado na rede”. Poniendo como ejemplo Carballiño cree que “o comercio está nun momento dificil, está parado, freado e nun estudo que fixemos vese que había xente que escapaba a centros comerciais de Ourense, Vigo ou Santiago”. A eso suma que “hai 200 paquetes diarios que proceden de pedidos de venta on line”.

No se ven mucho mejor las cosas en Verín. El presidente de la Asociación de Empresarios, Santos Álvarez, augura que “por desgracia, en cinco ou seis anos a metade do pequeno comercio en España vai desaparecer porque como non se lle poña freno a estas grandes plataformas non podemos competir”. ¿A qué se refería? A que los grandes operadores de comercio electrónico como Amazon parten con ventaja. 

José Ángel Rodicio, gerente de la misma entidad, percibe que “estamos jugando con reglas distintas en el sistema de tributación: si comparamos el beneficio de empresa con lo que tenemos que pagar y si vemos lo que hace Amazon nos damos cuenta que está tributando en Irlanda al 3% y está claro que estamos jugando con reglas diferentes”. Advierte que “aunque hagamos como comerciantes plataformas de venta a través de Internet, cuando hablamos con nuestras familias o amigos, vemos que no tienen referencias y no están posicionados como para ser competitivos” por lo que apuesta por “jugar con las mismas reglas y que cada uno se defienda como pueda”. Tampoco está de acuerdo con la liberalización de las rebajas “porque no beneficia al comercio, eso solo favorece a las grandes marcas”.

En este escenario, Abanca trazó algunas lineas de apoyo al sector. Gandhi Gil, gerente de negocio de la dirección territorial, recordó que para la entidad el sector comercio “es estratégico”. Su política es la del apoyo al comercio, a los  autónomos y pequeña empresa. Recordó que en Galicia el comercio representa el 30% de los negocios y el 30% del empleo y aludió a que en Abanca existe un equipo de veinte especialistas gestores orientados a dar servicio a  este colectivo. Entre ellos, dos en Verin, dos en Carballiño, otros dos en O Barco, pero también en otras muchas poblaciones de la provincia, incluyendo la capital. 

Rubén Saavedra, director territorial de Abanca, recordó que la entidad  “es la referencia en el sector y seguimos trabajando para seguir siéndolo”. Dijo que, como el comercio, “nuestros valores son la cercanía y el trato”. En la cartera de servicios de la entidad aludió a que se dan “soluciones personalizadas al comercio local”. También aludió a que la entidad cuenta con “un servicio que es referencia en Galicia, que es el Servicio Aplazos por el que podemos financiar la compra en el propio comercio para que el cliente pueda financiar la operación”. Asimismo recordó que “más del 60 por ciento de las asociaciones tienen convenio con Abanca, unos acuerdos que están funcionando muy bien”. También apoyan campañas puntuales para desestacionalizar las ventas como los días azules del comercio, que se desarrolla en colaboración con la Federación de Comercio y la Xunta. Y es que, como puso de manifiesto Rubén Saavedra, “tenemos muy claro que fortalecer el comercio local es fortalecer la economía ourensana”.

APUESTAS

Aunque el escenario tiene perfiles un tanto cruentos, los comerciantes coincidieron en hacer de la necesidad virtud y hacer una apuesta por la modernización. Las campañas de promoción, de fidelización son parte de las estrategias necesarias, pero también han reconocido que es urgente manejarse con soltura en el campo de las nuevas tecnologías. En este sentido Gandhi Gil y Rubén Saavedra reconocieron que eran escasas las peticiones de financiación de inversiones relacionadas con las nuevas tecnologías por parte de los comerciantes. 

En cualquier caso, el primero de ellos emplazó a los empresarios del gremio a que vean “oportunidades donde ahora solo se ven amenazas”. Rubén Saavedra recordó que la entidad tiene líneas de estímulo al sector que “deben aprovecharse para dar el salto”. Una de las mayores preocupaciones que mostró el sector es el reto tecnológico. En ese sentido los responsables de Abanca recordaron que si se desea montar una tienda on line existen cuotas de veinte euros al mes para vencer esa brecha digital. Otras líneas de apoyo son, por ejemplo, las que contempla el Plan Activamos, que se desarrollan en colaboración con la Diputación.

El comercio tiene además los valores de la cercanía y el trato, pero supone además un acicate para mantener los entramados urbanos como los conocemos en la actualidad. Y es que, como subrayó Beatriz Gómez, presidenta de la Federación de Comercio, “el comercio es la luz de la ciudad”.