CREANDO MARCA

La construcción reinicia su actividad después de los peores años de la crisis

En los seis primeros meses del año en la provincia de Ourense se han vendido 2.072 viviendas 

La construcción reinicia su actividad después de los peores años de la crisis

En el año 2017, en la provincia de Ourense se ha realizado la venta de 1.561 viviendas (67 viviendas protegidas y el resto en libre mercado), cifra que, en el caso de libre mercado, refiere un 12,25% más de venta en relación al año 2016.

Este indicador es menor de la media nacional (15,14%) pero si es superior al ratio de la comunidad gallega (9,49%, 13.831 viviendas libres vendidas). 

Estos números dejan a la clara una serie de tendencias, de un lado la venta de viviendas se recupera tanto a nivel nacional como autonómico y local pero con cifras lejanas a los años del 2005 al 2007. Un ejemplo, en Ourense, en el año 2007, se realizaron 14.602 operaciones de compra-venta de viviendas. Ya ven, los datos de la época de grandes bonanzas todavía quedan muy lejos y dichos resultados son de difícil consecución. 

La venta vuelve a ser principalmente de vivienda libre, en detrimento de la vivienda protegida. En el año 2017, según la “Estadística de transmisiones de derechos de la propiedad” elaborada por el INE, en Galicia se transmitieron en concepto de compra-venta de vivienda protegida un 4,51% menos respecto al año 2016 y apenas se han iniciado viviendas de esta condición. A nivel Ourense esa cifra de venta de vivienda protegida cae en un año un 12,99%. 

La tercera tendencia, es, evidentemente, que a mayor demanda de viviendas mayor proceso de puesta en construcción de nuevas obras. Según los datos de la Estadística de construcción de edificios, en el año 2017 se han concedido licencias de obra para 1.388 viviendas de nueva construcción. Esta cifra representa un 14% más que el año anterior 2016. 

Eso sí, se debe enunciar que, según los datos del Ministerio de Fomento, en Galicia, ya se iniciaron de forma real la construcción de un total de 2.147 viviendas en el 2016. 

El aumento de venta de vivienda no siempre se transfiere a mayores precios ya que una parte de esta vivienda procede de la “segunda mano” y, por tanto, de precios inferiores. El ejemplo es el año 2017, cuyo precio medio del metro cuadrado de vivienda libre es de 1.187,6 euros, un 0,4% menos que en el año anterior.

Por lo tanto, el sector todavía está condicionado por la venta de segunda mano. Por ejemplo, en el caso de Ourense, durante los seis primeros meses del año, la cifra de operaciones de transmisiones de viviendas, alcanzaron las 4.699 operaciones, de las cuales 2.072 son operaciones de compra-venta, pero también decir que 1.350 corresponden a herencias y 35 a permuta y donación. 

Esta demanda de producto de segunda mano inquiere una nueva exigencia inversora: la rehabilitación, un proceso donde el propietario cuenta con posibles ayudas públicas. Las cifras en el año 2017 alcanzan las 423 licencias para la rehabilitación de viviendas (un 4,4% más que en 2016) y 224 para demolición. La rehabilitación se convierte en una apuesta de la Xunta de Galicia para la mejora de cascos antiguos de ciudades o para la mejora de espacios rurales como pueden ser las casas cercanas a los distintos caminos de las vías de destino a Santiago de Compostela.

REACTIVACIÓN DEL SECTOR 

El sector en Galicia muestra una tendencia lenta hacia la recuperación, en un mercado nacional con mejores datos.

La producción en la construcción aumenta en España un 5,9% en el interanual en septiembre, según los últimos datos de Eurostat

Supone la mayor alza entre los países europeos, por encima del 2,6% de crecimiento medio en la Unión Europea y del 3,1% en el caso de la eurozona.

El motor de este aumento con diferencia es la obra civil por encima de la obra pública o de la obra residencial. 

El sector, en conjunto, supera las 140 mil empresas (145.584, a julio de 2018) según los datos que maneja el Observatorio de la Fundación Laboral de la Construcción, con un incremento de un 10% de plantilla en el último año. 

En el caso de Galicia, un total de 8.506 empresas se encuentran inscritas en la seguridad social, lo que significa un incremento anual del 2,1%. La tasa de empleo del sector gallego alcanza un nivel de afiliados de 76.016, de los cuales 48.678 pertenecen al Régimen General, que experimenta un incremento anual de un 8,3%, y 27.339 al Régimen de Autónomos, con un descenso del 1,4%. En Ourense, la cifra aumenta en 996 nuevos contratos durante los tres primeros meses del año 2018. Ourense siempre ha sido un poco peculiar en el sector constructivo,  ya que a pesar de la evolución de la población, las cifras de ventas en los años procíiclicos, han sido particularmente elevadas para este tipo de perfil de ciudad. 

Históricamente, el objetivo ha sido la inversión, vinculado al “eterno” proceso de la emigración y el deseo de retorno, aunque sea temporal, de una parte de la población. 

Ahora y tras los últimos años de recuperación, una vivienda en propiedad sigue siendo un deseo de muchos ourensanos y por tanto motor de la demanda y de la inversión local.