ENTREVISTA

David González: "El contenedor ofrece una gran versatilidad"

David González es uno de los socios de una joven empresa ourensana, Myboxexperience, que está teniendo un crecimiento exponencial. Compran contenedores en áreas portuarias y los transforman como soluciones habitacionales, pero también para eventos promocionales

David González, cofundador de Myboxexperience. (XESÚS FARIÑAS)
David González, cofundador de Myboxexperience. (XESÚS FARIÑAS)
David González: "El contenedor ofrece una gran versatilidad"

Ikea o Seat están entre sus clientes, pero preparan el lanzamiento de un spa de lujo o un gimnasio para Indonesia como próximos retos. También concursan para escuelas y dispensarios médicos en África.

¿No está siendo espectacular el crecimiento de una empresa de solo tres años?  

No contábamos con este desarrollo cuando la pusimos en marcha, pensábamos que íbamos a fabricar poco a poco y lo que pasa es que el crecimiento está siendo un bum. La gente está prestando mucha atención a las posibilidades de los contenedores, sobre todo para retail de marcas, grandes eventos y otras muchas cosas.

De la idea primitiva a lo que hay hoy ¿qué ha cambiado? 

Hemos cambiado bastante porque lo enfocábamos de una forma y ha salido por otra. En la actualidad el mayor volumen de negocio lo representa la movilidad, podemos llevar los contenedores a cualquier lugar del mundo. Tenemos marcas como clientes que nos piden ir a Alemania, Francia o cualquier otro país. Nosotros diseñamos, fabricamos y ponemos el producto donde lo pide el cliente. Ahora mismo estamos en negociaciones para montar gimnasios en Indonesia, pero también tenemos contactos con multinacionales para muchas marcas de Europa.

¿Hacia dónde va a madurar la empresa los próximos años?  

Nuestro objetivo es la internacionalización suministrando productos para países emergentes. En ello incluimos consultas médicas, escuelas infantiles, pero también pretendemos desarrollar acciones de marketing de grandes marcas. 

¿De dónde se surte de contenedores la empresa?  

Nosotros compramos los contenedores en cualquier puerto de España, reciclados o nuevos, los traemos a nuestra empresa y los sometemos a un proceso de diseño. Nuestros arquitectos y diseñadores conciben una propuesta para cada cliente y cuando este lo valida hacemos los planos y comenzamos el proceso de fabricación, testamos el producto, lo enviamos y lo montamos donde nos piden. Uno de nuestros puntos fuertes es que nos encargamos de todo el proceso, desde el diseño hasta el traslado y montaje en destino. Es un trabajo a la carta, cada cliente nos pide un diseño o nos da carta blanca para que concibamos nosotros la intervención. Por ejemplo, hemos diseñado unos contenedores para SEAT que estamos llevando ahora por toda Europa porque dentro del campeonato de motos Super Bike están promocionando el SEAT León y nosotros llevamos los contenedores a todos los circuitos. 

¿Qué tipo de pedidos están siendo los más importantes en la actualidad?  

Lo que más pesa en estos momentos son las actividades de promoción pero empieza a estar en auge la vivienda, cada vez tenemos más demanda porque un contenedor ofrece muchas posibilidades, es muy versátil. Hemos hecho desde box para caballos a oficinas o viviendas, pasando por tiendas de moda, gimnasios, vestuarios etcétera. Uno de nuestros productos estrella que presentaremos en Termatalia es la primera piscina spa de lujo en un contenedor. Estamos descubriendo y demostrando la versatilidad del producto, es como un Lego. 

¿Cómo plasmarán esa apuesta por la vivienda? 

Ya hemos hecho viviendas para Andalucía, Burgos, Vigo, Lugo, Ourense y otros lugares. Al principio nos costaba un poco pero cada vez la gente está prestando más atención a estas propuestas. Hay que pensar que en veinte días o un mes puedes tener una vivienda de 60 metros cuadrados rematada y montada. Sigue habiendo recelos para la vivienda, pero menos, y para otras propuestas no hay ya ninguna duda, la gente está acostumbrada a ver contenedores con promociones. 

¿Están al alza las llamadas arquitecturas efímeras?  

Sí, sin duda. En el cambio total que se está produciendo la vivienda modular que hacemos tiene mucho futuro. 

¿Qué proyectos inmediatos tienen de internacionalización?  

Estamos con SEAT en promocionando el León por toda Europa. También estamos con el proceso de fabricación del spa de lujo, con Ikea estamos desarrollando también otro proyecto que supone enseñar el mobiliario en la calle en donde no tiene tienda física. En cartera tenemos las negociaciones con Bali para hacer gimnasios y figuramos como finalistas en varios concursos de la ONU para dispensarios médicos en África, pero también la construcción de una estación de autobuses en España. 

¿Qué precios rigen, según el tipo de contenedor?

Bueno, hay muchas posibilidades de diseño y acabados. Las marcas lo que quieren es un producto muy bueno y no miran tanto el precio como el resultado que les dará. Es muy difícil precisar el precio de una vivienda. Una de 60 metros cuadrados puede valer 42.000 euros y una de 120 metros cuadrados puede estar en unos 80.000 euros. 

¿Saldrán o están saliendo ya imitadores de su idea empresarial? 

La verdad es que lo desconozco, pero si salen es bueno para todos porque cuanto más productos de este tipo existan, mejor. Nos agradaría no que hubiese imitadores, sino otras empresas que apostasen por este producto.